Tenis: Los jueces de silla también se lesionan

Sí, los jueces de silla del tenis también se lesionan. Es verdad que siempre tienen sitio reservado y son los que mejor ven el partido, pero tanto los jueces de silla de los Grand Slam como los que estos días están arbitrando el LXXXVII Torneo Internacional de Tenis ITF Futures Vigo, sufren diversos riesgos profesionales, más alla de recibir algún pelotazo fortuito. En este post, los fisioterapeutas del Campeonato, Alex Dios y Javier Zapata, del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, nos hablan de estos problemas de salud y cómo prevenirlos.

Un fisioterapeuta del Hospital Vithas Fátima atiende a un juez de silla del Campeonato Internacional de Tenis de Vigo, que se celebra en el Club de Campo

 

En realidad son muchos los profesionales que pasan toda la jornada laboral sentados, y eso puede repercutir en su salud.

En este torneo del Club de Campo de Vigo, los partidos no son excesivamente largos. Desde luego no llegan a las más de 11 horas del partido que en 2010 disputaron Isner y Mahut en Wimbledon, pero tampoco es la primera vez que se hace de noche en las instalaciones de O Vao con partidos en juego…

En cualquier caso, el hecho es que permanecer muchas horas sentado –en este caso en sillas duras y poco ergonómicas- puede provocar dolores severos de espalda, fundamentalmente en la parte inferior; lumbalgias; problemas derivados de la inactividad muscular; modificaciones ergonómicas; o lesiones cervicales.

En el caso de los jueces de silla del tenis, las lumbalgias son una de las patologías más frecuentes.  Estas pueden implicar, o no, una comprensión de la raíz nerviosa; y puede derivar o deberse a una hernia discal o la defeneración importante de la articulación intervertebral.

En las personas que pasan muchas horas sentados, la causa de la lumbalgia está en la falta de ejercicio de la musculatura, y el peso que soporta la zona baja de la espalda, hasta el punto de que puede llegar a desencader una bursitis (inflamación) en el isquión (uno de los huesos que forma el coxal); así como una compresión de los músculos obturadores ().

Para no llegar tan lejos, las lumbalgias se pueden y deben tratar. Sin embargo, es mejor prevenirlas. Para no llegar a desarrollar una lumbalgia el principal consejo es mantenerse activo, corrigiendo la postura de la espalda lo más frecuentemente posible, y evitando sobrecargarla. Además, aplicarle frio o calor, y los tratamientos en la zona lumbar a cargo de un fisioterapeuta titulado –como todos los que trabajan en los centros Vithas-  también ayuda a aliviar el dolor y a paliar las consecuencias de una molestia de este tipo.

Si la lesión se debe, o desencadena en a una hernia, lo mejor es ponerse en manos de un especialista, que podrá valorar adecuadamente el mejor tratamiento.

Un juez de silla supervisa como el fisioterapeuta del Hospital Vithas Fátima atiende a un jugador en el Campeonato Internacional de Tenis de Vigo

Sin embargo, y en contra de lo que pudiera parecer a simple vista, la torticolis es una dolencia muy común que no afecta especialmente a los jueces de silla. Eso se debe a que la mayor parte de las tortícolis tienen su origen en una mala postura, o en un movimiento brusco y rápido.

En el tenis, aunque están constantemente moviendo el cuello, ni es un movimiento repentino, ni brusco, ni en la mayoría de los casos tan rápido.

Además, en el caso de los jueces de silla, una tortícolis puede ser un grave problema laboral.  Sin embargo, el movimiento lateral repetitivo no es una causa de torticolis. La imposibilidad de mover el cuello se debe, en la mayor parte de los casos, a mala postura o a un movimiento brusco. Cursiosamente, algunos nadadores de estilo crol sí sufren de esta patología con mayor frecuencia debido a la brusquedad del movimiento a la hora de respirar.

El fisio del Campeonato Internacional de Tenis, de Vithas Fätima, se dirige a atender a un jugador tras su partido.

 

Dejar respuesta