Dormir bien para estar positivo: claves para niños

Una buena higiene del sueño es clave durante la cuarentena

Dormir bien es clave para que los niños y los más pequeños de la casa puedan mantener una actitud positiva durante los días en que nos vemos obligados a permanecer en casa.

Los ritmos normales del sueño se pueden ver alterados por la situación de confinamiento obligatorio y esto a su vez impedir un descanso reparador. Tener un hábito de sueño saludable y una rutina a la hora de irse a dormir es clave para el crecimiento cerebral del niño. El gran desarrollo neuronal depende, en gran medida, de las sustancias que se segregan (proteínas, hormonas, etc.) durante el sueño. Por ello, un sueño de mala calidad puede afectar al desarrollo físico, emocional, cognitivo y social de los niños.

Causas que afectan a la rutina del sueño

El doctor Fernando Baixauli, pediatra del Hospital Vithas Castellón, Vithas Valencia Consuelo y Vithas 9 Octubre, detalla las causas que pueden alterar el sueño de los niños:

  • Pasar mucho tiempo en casa implica que los niños reducen considerablemente la exposición a la luz
  • Reducción de la actividad física diaria
  • Caos en los horarios de juegos, comidas y descanso”.

Claves para mejorar el sueño de los niños

Por ello, es importante tomar ciertas medidas en casa que ayuden a mejorar el descanso una vez llega la hora de acostarse:

  • Buscar ubicaciones de la casa donde puedan disfrutar de un poco de sol, bien sea en la terraza, en el balcón siempre bajo supervisión de un adulto
  • Si no se dispone de ello, los niños pueden jugar en habitaciones donde entre luz natural.
  • Para ejercitar el cuerpo pueden bailar o hacer gimnasia
  • Rutinas de relajación nocturnas que les permita desconectar de la situación.

El doctor subraya pautas para mejorar los hábitos y crear rutinas a la hora de irse a la cama y puntualiza “la importancia que tiene generar unas pautas que conduzcan hacia buenos hábitos del sueño. No pueden cambiarse los horarios. Si los niños duermen mal:

  • Estarán más irritables
  • Más ansiosos
  • Con el estado de ánimo más decaído
  • Esto repercutirá en que acepten la situación en la que nos encontramos de una manera negativa.

Por ello, para ayudar a minimizar estos tipos de problemas al dormir, los padres deben establecer rutinas diarias y regular a sus hijos la hora de acostarse.

Según el doctor Fernando Baixauli las pautas marcadas deben ser diferenciadas según la edad del niño en algunos aspectos. “Cuando son bebés, -comenta el Dr. Baixauli-, hay que acostarles despiertos en su cuna y con su elemento transicional (peluche, almohadita, etc.), para que aprendan a dormirse solos, generar un ritual diario de higiene y alimentación a las mismas horas”. Si el niño toma pecho, “las tomas nocturnas deben ser más cortas y sin luz ni otros estímulos”, concluye.

El sueño en niños mayores y adolescentes

Una vez que son más mayores y duermen solos en su habitación el ambiente para conciliar el sueño debe ser el mismo que se daría en una situación normal “tranquilo, silencioso, oscuro y con una temperatura que no supere los 20 grados. El doctor Baixauli recalca que “es importante que durante la tarde se eviten bebidas de cola o chocolate, y que la actividad física del niño en casa no se desarrolle justo en las horas previas a dormir. Por supuesto, recalcar que el uso de la televisión para conciliar el sueño, o la exposición de más de dos horas al día a una pantalla, son factores que favorecerán la vigilia”.

El problema del sueño también va a afectar a muchos adolescentes. “El adolescente que no duerme de 8 a 10 horas por la noche, no descansa lo suficiente, -afirma el pediatra-, está irascible, tiene difícil despertar y menor rendimiento académico en las primeras horas de clase.

Actividades a evitar antes de dormir

  • Videojuegos
  • Estudio
  • Móvil
  • Internet
  • Usar la tele para dormirse
  • Consumir estimulantes (cafeína, cola…)

Practicar ejercicio físico regular todos los días en casa mínimo una hora ayudará igualmente a conciliar el sueño. El objetivo de las familias en este momento es sensibilizar al adolescente y explicarle la importancia que tiene dormir bien y respetar los horarios que tenía antes de esta situación.

Dejar respuesta