¿Por qué debo hacerme un chequeo de próstata?

Happy doctor talking to senior male patient while being in a home visit.

El pronóstico para los hombres con cáncer de próstata varía según la etapa en la que se encuentre (en general, las tasas de supervivencia son más altas para los hombres con cánceres en etapas más tempranas). ¿Por qué debo hacerme un chequeo?

Existen otros factores pueden afectar el pronóstico de un hombre, como son su edad, su estado general de salud y cómo responda al tratamiento al que va a ser sometido contra el cáncer.

El pronóstico para cada hombre es por tanto específico a sus circunstancias.

Según los datos más recientes, cuando incluimos todas las etapas de cáncer de próstata:

  • La tasa relativa de supervivencia a 5 años es casi de 100%.
  • La tasa relativa de supervivencia a 10 años es de 98%.
  • La tasa relativa de supervivencia a 15 años es de 95%.

Por tanto, debemos quedarnos con la idea de que un diagnóstico de cáncer de próstata, cuando este es realizado en las primeras etapas del tumor, puede ser curado o tratado, consiguiendo salvar la vida a la mayoría de los hombres que lo padecen.

La revisión, la consideramos imprescindible para la prevención de la mayoría de las enfermedades prostáticas tanto del cáncer como del desarrollo benigno de la glándula.

Cuando pensamos en la palabra chequeo inmediatamente la relacionamos con la prevención del cáncer y es cierto que una evaluación sencilla y periódica, una vez al año, nos permitirá detectar en sus primeros estadios el tumor y de esta manera adoptar las medidas idóneas para intentar curarlo.

Y no sólo sirve para detectar el cáncer, también sirve para observar el desarrollo benigno de la próstata, hiperplasia y sus consecuencias.

La hiperplasia prostática que es, sin duda, la enfermedad más frecuente de la próstata, mucho más que el cáncer, afecta a todos los hombres a partir de los 50 años y se desarrolla muy lentamente, pero puede dar lugar a muchas complicaciones como son las infecciones, hemorragias, insuficiencia renal, etc.

A pesar de ello la mayoría de las veces el paciente, que sabe que tiene un problema, y este se llama próstata, se resiste a visitar al urólogo.

El paciente, que sufre de la próstata, tiene miedo a que el médico le realice exploraciones incómodas y sobre todo a que le diga ” se tiene usted que operar”.

Perdamos el miedo

Las exploraciones que realizamos actualmente son muy sencillas: ecografía y análisis de sangre. Las intervenciones para solucionar los problemas prostáticos, ya no suponen cirugía, en la mayoría de los casos, son tratamientos mínimamente invasivos.

En el caso de la hiperplasia benigna: el vapor de agua, el láser, plasmaquinética, resección. En el caso del cáncer de próstata: la laparoscopia, radioterapia, braquiterapia.

Entonces, ¿Por qué tener miedo? Seamos sensatos, no sigamos pensando en cómo fueron tratados nuestros padres que sufrieron un cáncer de próstata hace 20 años.

Los medios han cambiado y las posibilidades de curación o estabilización de la enfermedad también lo ha hecho.

Es sencillo, un control periódico de la próstata puede evitarnos muchas complicaciones relacionadas no sólo con el cáncer sino con una enfermedad mucho más frecuente, con el desarrollo benigno de la glándula.

Dejar respuesta