¿Qué es la neuropatía diabética?

Las complicaciones a largo plazo de la diabetes suelen asociarse a elevadas concentraciones de azúcar en sangre durante un período largo de tiempo. Se suelen desarrollar silenciosamente de forma gradual, y pueden afectar a distintas partes del cuerpo. Según la Sociedad Española del Dolor, 1 de cada 4 personas con diabetes, acabarán desarrollando una neuropatía dolorosa a lo largo de su vida, lo que supone que en España más de 500.000 personas la padecen.

Neuropatía diabética

Una de las patologías que puede llegar a desarrollar una persona con diabetes es la neuropatía diabética, producida por la lesión de los nervios que provoca la diabetes mal controlada.

Esta afección influye en los nervios de todo el cuerpo por lo que los problemas pueden aparecer en prácticamente todos los órganos incluido el sistema digestivo, el urinario, cardiovascular y en la vista.

La doctora Susana Casaña, neurofisióloga del Hospital Vithas Castellón alerta que “es muy habitual en las personas diabéticas porque las fluctuaciones en los niveles de glucosa en sangre acaban por destruir los pequeños vasos sanguíneos que nutren a los nervios, lo que hace que las terminaciones nerviosas no tengan el oxígeno y nutrientes necesario, lo que provoca que poco a poco se vayan destruyendo”.

Tipos de neuropatía diabética

  • Neuropatía periférica generalmente afecta en primer lugar a los pies, las piernas y más tardíamente a las manos, y conlleva normalmente sensación de ardor, hormigueo o acorchamiento, entumecimiento, dolor y debilidad.
  • Neuropatía autonómica es un daño en los nervios que controlan los órganos internos y suelen manifestar problemas con el ritmo cardiaco y la presión arterial, el sistema digestivo y urinario.
  • Neuropatías focales son afecciones en las que generalmente se dañan nervios individuales cuyos síntomas pueden ser el síndrome del túnel carpiano o el atrapamiento del nervio cubital o el peroneo. “Estas neuropatías focales pueden afectar con frecuencia la mano, la pierna o el pie “, subraya la doctora Casaña.

Prevención

La prevención de la neuropatía diabética es, sin duda, el mejor tratamiento de la diabetes mellitus (DM):

  • El mantenimiento de unos niveles estables de glucosa en sangre
  • Una equilibrada alimentación reduciendo los azúcares en la dieta
  • Unos niveles adecuados de presión arterial
  • Ejercicio físico regular
  • Evitar el alcohol y el tabaco
  • Cuidar la piel y las uñas para evitar las úlceras

“Es muy importante, -destaca la especialista-, los controles frecuentes de la diabetes con un especialista que además pautará el tratamiento adecuado para el control del dolor que es lo que merma la calidad de vida del paciente y marcará los hábitos de alimentación idóneos para el paciente”.

Pie diabético

Se trata de una alteración clínica de origen neuropático e inducida por la que produce lesión y/o ulceración del pie, afectando a día de hoy al 4% de la población española. “Aparecen pequeños traumatismos y deformidades del pie, incluso ulceraciones que se pueden infectar fácilmente y esto, junto con problemas de circulación y afectación de nervios y vasos sanguíneos, aporta menor sangre a los tejidos, pudiendo conllevar gangrena, y en los casos más extremos la amputación”, concluye la especialista.

Dejar respuesta