A, B, C, D, y E: la forma de diferenciar un lunar de un melanoma

Las iniciales A, B, C, D, y E corresponden a las cinco diferencias entre un melanoma cancerígeno y un lunar benigno o nevus. Así lo explica la dermatóloga y responsable de la Unidad de Lesiones Pigmentadas del Hospital Vithas Vigo, Carmen Rodríguez Cerdeira.

Estas iniciales corresponden a Asimetría, Borde, Color, Diámetro y Evolución, ya que los lunares son redondos y simétricos, con bordes regulares de color marrón claro u oscuro, pero homogéneo y, habitualmente, de menos de seis milímetros. Además, no cambian con el tiempo.

Por su parte, los melanomas son asimétricos, con bordes irregulares, con colores no homogéneos de más de seis milímetros y suele crecer con el paso del tiempo.

Precisamente para comprobar la evolución es importante la utilización de un videodermatoscopio digital como el que acaba de incorporar el Hospital Vithas Vigo, que es uno de los más modernos para la detección precoz de lesiones melanocíticas pigmentarias y del melanoma, ya que se presenta, como una evolución del videodermatoscopio digital clásico, tanto en software como en su hardware.

Gracias a la lente de alta calidad con aumentos de entre 7 y 150 veces, el nuevo videodermatoscopio tiene una excelente resolución. Estos distintos niveles de aumento permiten una mejor visualización no solo de la estructura del lunar, sino también de los otros componentes de la piel y los vasos.

La dermatóloga del Hospital Vithas Vigo, Carmen Rodríguez Cerdeira, destaca la importancia de una detección precoz del melanoma y de otros cánceres de piel para lograr un rápido diagnóstico y un tratamiento lo más adecuado y temprano posible.

Por eso, destaca la ventaja que ofrece este equipo de poder comparar las imágenes almacenadas de manera que se puede ver la evolución del lunar a lo largo del tiempo. Del mismo modo, permite hacer un mapa de lesiones cutáneas de cada paciente, de manera que se crea una especie de historia clínica dermatológica para cada uno de los pacientes.

Otras ventajas de este nuevo equipo es que permite la visualización de pelos, uñas y barba, lo que se considera una visualización ampliada del apéndice de la piel; además de facilitar la video-capilaroscopia para el examen de los capilares y detección de posibles problemas de microcirculación. También se utiliza en el diagnóstico de sarna y en la detección de ácaros y otros parásitos.

 

1 Comentario

Dejar respuesta