Cómo manejar el estrés competitivo cuando practicas deporte

En ocasiones para un deportista, ya sea aficionado o de élite, la competición y la alta autoexigencia por lograr un buen resultado puede pasar factura y provocar estrés. Para evitar estas situaciones es fundamental aprender herramientas para relativizar la práctica deportiva y no convertirse en personas prisioneras de una actividad que debería ser lúdica.

En muchas ocasiones para un deportista, ya sea aficionado o de élite, la competición y la alta autoexigencia por lograr un buen resultado puede pasar factura y provocar estrés o ansiedad. “El estrés mantenido puede afectar en forma de sobrecarga o lesión y que impide el mejor rendimiento muscular”, señala el doctor Juan Antonio Corbalán, responsable de la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Internacional.

Los efectos que puede tener en un deportista que sufre estrés permanente son multisistémicos ya que pueden afectar al sistema neurológico, al sistema metabólico-hormonal o cardiovascular así como al sistema inmunológico. El estrés puede provocar cuadros de ansiedad, depresión y trastorno del sueño. A nivel cardiovascular la hipertensión arterial, alteraciones del ritmo y trastornos endoteliales.

Para evitar estas situaciones de estrés y los síntomas que pueden derivar de ello, es fundamental aprender herramientas para relativizar la práctica deportiva y no convertirse en personas prisioneras de una actividad que debería ser lúdica.

Qué hacer para gestionar el estrés en el deporte.

Entrena. Practicar cualquier tipo de ejercicio ayuda a aliviar el estrés.

Hidrátate. El cerebro es casi 90% agua, y que es el primer órgano afectado por la deshidratación. El agua es necesaria para lavar los restos de los entrenos, las toxinas y las hormonas del estrés.

Cuida el descanso. Descansar es fundamental. Los mecanismos de reparación del cuerpo, eliminación de toxinas y hormonas del estrés funcionan a pleno rendimiento durante el sueño nocturno.

Piensa en positivo. Este ejercicio ayuda a mantener las ideas negativas alejadas de la mente.

Consulta con tu médico. Si el estrés permanece y se cronifica, acude a tu médico. Él te facilitará estrategias para mejorar la atención, el control de las emociones y la motivación durante el ejercicio.

Dejar respuesta