Dejo mi casa para irme a casa

Hoy, 27 de julio de 2021 se prejubila oficialmente Victoria Sánchez Martínez, conocida por todos los trabajadores del Hospital Vithas Vigo como “Vicky”. En este caso, lo de “conocida por todos los trabajadores” sí se puede considerar literal, ya que sus 43 años de vida laboral los ha pasado en el Hospital. Desde 1978 ha trabajado en prácticamente todos los departamentos y puestos a su alcance, y ha conocido a prácticamente todo el personal que por las instalaciones de Vía Norte 48 ha pasado a lo largo de estas más de cuatro décadas de trabajo diario.

Vicky Sánchez en 1978 en la Clínica Fátima
Vicky Sánchez en 1978 en la Clínica Fátima

Hoy han sido los trabajadores de Vithas Vigo quienes han querido demostrarle su cariño con un pequeño detalle de agradecimiento por todo este esfuerzo que siempre ha estado acompañado de una sonrisa. Ella, Vicky, ha correspondido con esta carta abierta que quiere dirigir a todos los que son, y han sido, sus compañeros:

Vicky hoy, rodeada de sus compañeros
Vicky Sánchez, hoy, rodeada de una parte de sus compañeros

“Hoy me prejubilo. Lo hago con la alegría de poder dedicarle el tiempo a mi casa, a mi familia, a mi ocio. Pero también con la morriña de dejar la que ha sido, es, mi casa los últimos 44 años.

No podía imaginar el día de hoy cuando con 18 años, muchas ganas de comerme el mundo y nada de experiencia llegué a la Clínica Fátima, no éramos más de 50 compañeros capitaneados, entonces, por el Dr. Segundo Troncoso.

Con él trabajé mucho tiempo, viví los inicios y toda la etapa del Dr. Julio González – Babé, la etapa de Adeslas, y ahora la de Vithas, con José Ramón Santamaría y en los últimos años, el Dr. Ciro Cabezas. A todos ellos, les quiero agradecer su trabajo y su liderazgo que han marcado y marcan la historia de este hospital.

También quiero agradecer el apoyo incondicional de mi familia: ellos supieron estar a mi lado todos y cada uno de los días desde que llegué allá por 1977 a una clínica que hoy se ha convertido en un hospital de referencia para muchos vigueses.

Mi familia personal es muy importante para mí, pero las historias del hospital las crean y las viven sus trabajadores, mi familia profesional. Por eso, quiero centrar mi agradecimiento a todos mis compañeros: A los médicos, al personal de administración, de consultas, de hospitalización, de urgencias, de laboratorio, de quirófano, de fisioterapia, de limpieza, de mantenimiento, de cafetería, de cocina… a todos con los que he compartido grandes momentos e historias.

Podría extenderme mucho citando sus nombres, pero creo que ellos saben lo que fueron y lo que siguen siendo para mí.

Sí quiero agradecer, de forma genérica, a aquellas antiguas maestras, que -sin titulación de formadoras- nos enseñaron a dar lo mejor de nosotras.

Ha sido un orgullo poder trabajar con todos vosotros y un placer haber podido conocer a tantas buenas personas. Durante todo este tiempo ha habido malos momentos, no lo niego, ni los olvido; pero también los ha habido muy buenos e inolvidables. Con estos últimos, es con los que me voy a mi hogar, aunque esta será siempre mi casa. 

Gracias,

Vicky”

Dejar respuesta