Cómo evitar un golpe de calor en verano

Las altas temperaturas pueden llevar al cuerpo a situaciones extremas, provocando una insolación o golpe de calor. Desorientación, dolor de cabeza, mareos, temblores e incluso calambres, son algunos de los síntomas que presentan aquellas personas que sufren este tipo de trastornos provocados por un fallo de los mecanismos termorreguladores y que, de no ser tratados a tiempo, pueden derivar en un fallo multiorgánico.

“Al sufrir un golpe de calor el paciente suele presentar, en una fase inicial, dolor cabeza, mareos y náuseas. En estos casos, lo mejor es evitar que empeore su estado y llevarlo hasta un lugar fresco, sentarlo y con la cabeza en alto, para favorecer la respiración”, explica el Dr. Ricardo Velázquez, especialista de medicina general y de familia, de Vithas Tenerife. Sin embargo, si el golpe de calor va en aumento, “en una segunda fase, el paciente puede presentar calambres, desorientación y un rápido incremento de la temperatura corporal hasta 40 grados”, destaca el doctor, quien recomienda que,” se procure bajar la temperatura corporal del afectado; quitándole la ropa y aplicando compresas de agua fría en las extremidades y la cabeza e insistir en la hidratación”.

 “La deshidratación del organismo es uno de los principales riesgos de un golpe de calor o insolación, especialmente en personas mayores y niños. Por eso, es recomendable que ante una subida de las temperaturas, por ejemplo, durante una ola de calor, tanto mayores como pequeños beban mucha agua y se hidraten”, de acuerdo con el Dr. Ricardo Velázquez. “La población debe ser consciente de los riesgos a los que se somete el cuerpo cuando suben las temperaturas, de ahí que sea fundamental consumir líquidos con frecuencia durante el verano y especialmente agua; evitando el abuso de bebidas azucaradas y alcohólicas”, apunta. Asimismo, el doctor de Vithas Tenerife recomienda que “ante las altas temperaturas, la población debe evitar comidas copiosas e incrementar el consumo de frutas y verduras frescas en su dieta que favorezcan a la hidratación del organismo”.

Por último, el Dr. Ricardo Velázquez sugiere que “al salir a la calle, se eviten las principales horas de altas temperaturas —entre las 123 y las 17 horas—, además de utilizar siempre protección solar para la piel. Además, es recomendable que durante esta época la población vista con ropa clara y de tejidos ligeros que favorezcan la transpiración del cuerpo”.

Dejar respuesta