6 Consejos para sobrellevar nuestro embarazo en verano

El embarazo y las altas temperaturas no suelen ser buenos ´amigos´ y traen consigo una serie de consecuencias en nuestro estado físico y anímico. Éstas se acentúan durante el tercer y último trimestre de gestación debido al aumento de nuestra tripa y, por ende, también de nuestro peso corporal.

Para sobrellevar de la mejor manera posible estas calurosas semanas vamos a repasar unos sencillos consejos que te ayudarán a sobrellevar tu embarazo en verano.

  1. Comienza el día con un buen desayuno.

Debemos prestar mucha atención a esta comida, que en el caso de las embarazadas bien podría decirse que es la más importante de todo el día. Prepárate un buen desayuno que contenga cereales, frutas frescas propias de la estación y lácteos para conseguir un doble objetivo: comenzar la jornada con vitalidad y fuerza y, en segundo lugar, evitar las comidas entre horas.

  1. Ventilación tanto dentro como fuera de casa.

Si estás pasando tu embarazo en verano, mantén tu casa perfectamente aislada del calor y fresca, aprovechando las noches para abrir ventanas y puertas con el fin de ventilarla. Dependiendo de las temperaturas, utiliza el ventilador o el aire acondicionado y si sales a la calle no olvides a tu mejor aliado: el abanico.

  1. Ropa y calzado cómodos.

El aumento de nuestro peso y de las temperaturas revierte directamente en nuestros pies, los cuales se fatigan e hinchan con mayor rapidez. Presta especial atención al tipo de calzado que usas y utiliza sandalias o zapatos cómodos y de materiales de calidad que faciliten la transpiración del pie.

En cuanto a nuestra vestimenta, el embarazo en verano se sobrelleva mucho mejor si empleamos tejidos como el algodón, la seda y el lino o colores claros y neutros que no concentren el calor.

  1. La hidratación.

Al igual que sucede cuando practicamos deporte durante el verano, es fundamental beber abundante líquido (por lo menos 2 litros de agua al día) incluso antes de sentir sed. De esta manera hidrataremos nuestro cuerpo, eliminaremos toxinas y evitaremos la tan temida retención de líquidos y sus consiguientes inflamaciones.

  1. Muévete y practica algún ejercicio.

El ejercicio no está reñido ni con el embarazo ni con el verano, pero debemos adecuar su tipología e intensidad para que sea lo más beneficioso posible. Entre los deportes más recomendados por matronas y facultativos se encuentran el Yoga, el Pilates, la natación o el sencillo ejercicio de caminar, eso sí, este último debemos llevarlo a cabo durante las horas más frescas del día (amanecer o atardecer). Todas estas actividades podrán aliviar la hinchazón y el cansancio de tus piernas para disfrutar así de tu embarazo en verano.

  1. Ahora más que nunca, cuida tu piel.

Durante el embarazo la piel se vuelve mucho más vulnerable y sensible y los cambios hormonales hacen que las mujeres sean más propensas a padecer manchas en rostro y cuello. Evita la exposición directa a los rayos del sol durante las horas centrales del día y sé generosa a la hora de aplicarte protección solar. Utiliza crema anti estrías sobre la piel de tu barriga, y otras específicas para el resto de zonas como pechos y pezones.

  1. Descansa y cuídate mucho.

Intenta relajarte antes de ir a la cama con el fin de conciliar el sueño lo antes posible. Evita también las cenas copiosas, y si el embarazo está avanzado puedes dormir recostada hacia el lado izquierdo y con un cojín o almohada entre las rodillas. Estarás mucho más cómoda.

Y no olvides que todos estos consejos puedes ampliarlos o contrastarlos con tu matrona o médico.

Dejar respuesta