7 falsos mitos sobre las enfermedades reumáticas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades reumáticas y músculo-esqueléticas, que afectan a más de 120 millones de personas de todas las edades en la Unión Europea y a unos 10 millones en España, son la segunda causa de consulta en los hospitales, suponiendo más del 50% de las causas de invalidez total o parcial, y siendo la segunda causa de absentismo laboral y pérdida de trabajo.

Estas patologías, cuyo Día Mundial se celebra hoy viernes 12 de octubre, afectan al aparato músculo-esquelético, así como a los huesos, las articulaciones, los tendones, los músculos y los ligamentos.

A pesar de los diferentes avances que se han producido en esta especialidad médica hay muchos mitos populares en torno a estas enfermedades y un ejemplo de ello es el de considerar las enfermedades reumáticas como una sola entidad. Esto es afirmado por la doctora Mª Ángeles Belmonte, reumatóloga del Hospital Vithas Parque San Antonio. «Cuando uno plantea “¿tendré reuma?”, la respuesta no puede ser sí o no, sino que hay que ir más allá y discernir qué tipo de enfermedad reumática puede padecer, ya que hay más de 200 tipos: artritis reumatoide y psoriásica, espondilitis anquilosante, la gota, osteoporosis, lupus eritematoso, la artrosis, etc.»

Más allá de este primer falso mito, podemos destacar otros 6 bulos que existen respecto a esta dolencia.

  1. «El frío es malo para los huesos». Falso. Con el frío se puede percibir más el dolor, como ocurre cuando cogemos una bolsa de congelados y nos duelen los dedos, o cuando el agua del mar está demasiado fría y nos duelen los pies. Pero el frío no desencadena ni empeora el curso clínico de la mayoría de las enfermedades reumáticas, aunque sí que hay algunas excepciones.

 

  1. «El reuma aparece por el clima». Falso. Se han descrito enfermedades reumáticas en todos los lugares del planeta, tanto en los países polares, como en los cálidos desiertos, con o sin humedad, con o sin lluvias, cerca o lejos del mar. Sin embargo, algunas personas notan los cambios de clima, principalmente debido a cambios en la presión atmosférica. No solo ocurre con el dolor articular, sino que también algunas cicatrices pueden molestar especialmente antes de un cambio de tiempo.
  2. «El reuma es de ancianos». Falso. Hay muchas enfermedades reumáticas descritas en la infancia, (por ejemplo, artritis reumatoide, lupus eritematoso…) que tiene un primer pico de presentación en torno a los 18-25 años.

 

  1. También solemos tener arraigada la idea de que la osteoporosis es de mujeres y aparece después de la menopausia. Sin embargo, cada vez diagnosticamos más hombres con esta patología y hay muchos casos de osteoporosis antes de la menopausia, en la juventud o después de algunos tratamientos.

  1. «El reuma se hereda». Es falso, en cierta medida. Muchas de las enfermedades reumáticas tienen una base genética, pero para que se desarrollen es necesario que ocurra algo más como, por ejemplo, un traumatismo, una infección, o el hábito de fumar, etc.

 

  1. «No tiene cura». Disponemos de muchos tratamientos para la mayoría de las artritis, consiguiendo que los pacientes realicen su vida cotidiana sin dolor ni limitación, aunque tengan que tomar alguna medicación.

Dejar respuesta