¿Por qué fallan las dietas?

Equipo de Nutricióndel Centro UNO, la Unidad de Desórdenes Alimentarios del Hospital Vithas Perpetuo Socorro

 

En este post hablaremos de las dificultades que pueden aparecer cuando se lleva a cabo una dieta y de las razones que muchas veces nos alejan de nuestras expectativas. Nos centraremos en las dietas de adelgazamiento, hoy en día las más demandadas.

belly-2354_640Tras decidir iniciar una dieta y comenzar nuestro camino – a pesar de sacrificarnos – puede que no consigamos los objetivos, ¿por qué es tan difícil mantener una dieta? Antes de iniciar cualquier programa de adelgazamiento hemos de plantearnos algunos interrogantes que nos permitirán determinar si es el momento oportuno de generar un cambio alimentario y si estamos preparados para llevarlo adelante.

¿Se ajusta la dieta a nuestras necesidades?

Una dieta siempre debe ser personalizada, esto quiere decir que debe estar ajustada a nuestras necesidades energéticas individuales, gustos, costumbres, estado de salud actual, estado anímico y estilo de vida, entre otros factores. Hay que tener en consideración nuestros horarios de trabajo, actividades de ocio habituales y rutinas para poder adaptar de la mejor manera posible nuestros hábitos alimentarios a la vida que llevamos. Sin esta condición, es muy difícil dar continuidad a un esfuerzo de adelgazamiento.

¿Realizo la actividad física?

Es importante realizar ejercicio físico de forma regular. Durante la dieta de adelgazamiento no sólo está indicado para quemar calorías, sino también para crear en el paciente nuevos hábitos saludables que contribuyan a mejorar su estado de salud; el ejercicio siempre debe estar adaptado a cada persona. Es muy importante a la hora de comenzar cualquier actividad física tener conocimientos básicos y asesoramiento para poder sacar el mayor rendimiento al tiempo que dediquemos a dicha actividad.

¿Realizo una dieta que favorece hábitos alimentarios saludables?

Desafortunadamente, la gran mayoría de las dietas de moda o dietas milagro no lo hacen.  Tanto las restricciones excesivas como una gran permisividad hacia ciertos alimentos no ayudan en la adecuada educación nutricional del paciente: provocarán confusión hacia determinados  grupos de alimentos y nos alejarán del equilibrio nutricional. Además, las dietas muy restrictivas provocan aburrimiento en el paciente, lo que le lleva al abandono y a la desmotivación.

¿Incluye la cantidad diaria recomendada de fibra?

La fibra vegetal da volumen a la dieta creando saciedad en el paciente, lo que nos ayudará en el control del peso. Las recomendaciones de ingesta diaria de fibra dietética oscilan entre 25 y 35 gramos al día. Las dietas altas en proteínas, bajas en hidratos de carbono o mono-dietas (compuestas de un sólo tipo de alimento), difícilmente cubren esta necesidad.

¿Disponemos de seguimiento nutricional profesional?

La falta de asesoramiento nutricional durante la dieta puede provocar que no se alcancen los objetivos. El nutricionista ayudará a marcar unas expectativas reales, creará junto a al paciente un plan dietético y le guiará para llevarlo a cabo con éxito.

¿Nos permite nuestra dieta hacer vida social?

Numerosas dietas nos empujan hacia el aislamiento social debido a restricciones severas; otras veces los alimentos no muy comunes hacen casi imposible poder llevarlas a cabo fuera de casa. Por eso, la educación nutricional es fundamental, ya que nos permitirá elegir los alimentos en función de nuestras necesidades y expectativas cuando estamos fuera de casa.

¿Hay algo más que nos impida cumplir la dieta?

Existen estados psicológicos que nos dificultan su seguimiento (depresión, ansiedad, etc.), por ello es recomendable que el tratamiento esté guiado por un equipo multidisciplinar de profesionales para una mayor eficacia y mejores resultados a la hora de realizar la dieta.

¿Incluye las cinco ingestas diarias recomendadas?

Una dieta con un número de ingestas inferior a cinco no mantendrá nuestro nivel de azúcar en sangre, por lo que se producirán cambios bruscos en nuestra glucemia ya que habrá períodos largos de ayuno donde la glucosa en sangre disminuye y picos elevados tras cada ingesta donde probablemente lleguemos con más apetito. Realizar las ingestas adecuadas nos ayudará a controlar la sensación de apetito y saciedad más fácilmente.

bread-21444_640¿Puede estar el abandono de la dieta relacionado con nuestro estado emocional?

Sí. Emociones como el estrés, ansiedad, aburrimiento, frustración, necesidad de olvidar o tristeza, pueden ser confundidas con sensación de hambre y hará que piquemos entre horas, nos demos atracones y luego nos sintamos culpables. En ese instante, el alimento es tratado como un “fármaco” que calma ese estado de malestar pero a la vez estaríamos desequilibrando nuestra dieta, por lo que el paciente puede sentirse incapaz de llevarla a cabo y decida abandonar.

¿Una dieta nos enseña a comer de forma saludable y equilibrada?

El objetivo final y el más importante de una dieta siempre debe ser el cambio de hábitos no saludables hacia los más saludables y el mantenimiento de un estilo de vida que incluya la práctica de ejercicio regularmente. Una dieta que prometa una gran disminución de peso en poco tiempo siempre será una mala solución a corto plazo; en cambio, cuando se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida obtendremos una buena solución más estable en el tiempo.

Por tanto, para conseguir buenos resultados y evitar posibles fallos las expectativas deberán ser alcanzables y reales. En cuanto a la dieta, ésta deberá ser personalizada, equilibrada y controlada por nutricionistas; además, deberá ser acompañada de ejercicio físico (dentro de lo posible) y  guiada por un equipo multidisciplinar en los casos que lo requieran.

Dejar respuesta