Consejos para evitar el “corte de digestión” antes del baño

prevenir corte de digestión

Para los que no lo conozcan, el término “corte de digestión” es la expresión coloquial con que se conoce al cambio de temperatura en la piel producido por contacto con agua muy fría. Los síntomas más conocidos son de carácter leve: náuseas o vómitos, palidez o sudoración. Pero también se pueden dar, aunque son menos comunes, efectos más graves como una parada cardiorrespiratoria o un descenso de la presión arterial.

Puede pasar en cualquier edad, pero los niños y los ancianos tienen que tener especial cuidado. Para evitar el llamado “corte de digestión” en estos colectivos es recomendable seguir algunos  de estos consejos:

  • No ingerir comidas abundantes antes de meterse en el agua. Evitar la actividad física intensa antes de sumergirse en agua muy fría.
  • No ponerse a nadar con fuerza si se acaba de terminar una comida. Mejor esperar al menos una hora.
  • No entrar de forma súbita en el agua después de haber estado mucho tiempo expuesto al sol.
  • Si se está sudando de forma abundante, entrar en el agua poco a poco para habituar el cuerpo a su temperatura.
  • Evitar beber líquidos muy fríos o granizados después de hacer ejercicio.

Si no se ha podido evitar el  llamado “corte de digestión”, en caso extremo de parada cardiorrespiratoria se deben realizar maniobras  de reanimación y avisar a los servicios de urgencia. En casos no graves (que son los más comunes) el afectado se recuperará en unas dos horas aproximadamente.

Dejar respuesta