Recupera los hábitos alimenticios tras el verano

Empieza septiembre y con él, la vuelta a la rutina. Muchos propósitos y entre ellos, la recuperación de los hábitos perdidos durante el verano. Las vacaciones muchas veces trastornan nuestros horarios de comidas: las comidas fuera de casa, las cervecitas, los aperitivos…etc., además de la disminución de ejercicio físico debido a las altas temperaturas, hacen que cojamos unos kilos «extra». Por lo que es hora de ponernos en marcha para volver a estar en forma.

Desde Centro Uno, os dejamos una serie de consejos para conseguirlo:

  • Debemos establecer unos horarios de comidas, el cuerpo necesita estar organizado, al igual que nosotros en nuestra vida diaria. Por ello es importante hacer las tres comidas principales y a ser posible, dos colaciones.
  • Nuestra dieta tiene que estar basada fundamentalmente en fruta, verdura, pescado, huevos, mariscos y carne magra. Además de cereales integrales y legumbres.
  • Planificad las comidas con antelación. De no hacerlo, podemos caer en el error de comprar precocinados y comidas poco sanas. Para ello, sería buena idea hacer un menú general de la semana e ir a comprar con él, para no caer en la tentación de comprar alimentos superfluos.
  • Tened siempre en la despensa de casa legumbres en conserva, verdura fresca y fruta, ya que son fáciles y rápidos de cocinar, por lo que, en los días de más prisa, nos pueden sacar de un apuro.
  • Consumid alimentos reales. Olvidaos de las barritas de cereales, las galletas sin azúcar o cualquier otro producto ultraprocesado. Es preferible siempre que escojáis un aguacate, frutos secos, fruta desecada o fresca como snacks.
  • Para que todo el organismo funcione correctamente hay que estar bien hidratados. Esto significa beber agua para conseguirlo, pero no zumos, refrescos o batidos.
  • NO intentéis hacer dietas milagro tipo «dieta de la piña», no conseguiréis más que deshidrataros.
  • Haced ejercicio físico moderado y siempre en las horas de menos calor. Además, no vale ir una hora al gimnasio o a practicar algún deporte si el resto del día sois sedentarios, debéis intentar llevar una vida activa: aparcar más lejos, subir escaleras, llevar la compra andando son simples ejemplos.
  • Descansad bien, parece algo nada relacionado con el peso, pero sí. Es de suma importancia dormir bien para poder perder los kilos que nos sobran, si estamos cansados, nuestro cuerpo intentará suplir ese cansancio mediante la ingesta de alimentos muy calóricos que nos den esa energía que nos falta.

Es muy importante estar motivado para este cambio de hábitos y por supuesto, darse tiempo uno mismo para adaptarse, ya que se necesitan al menos dos semanas para afianzar un hábito. Por ello, es aconsejable que esta remodelación de hábitos nutricionales sea en familia.