¿Necesitas una dieta que se adapte a tu ritmo de vida?

La pérdida de peso es posible cambiando tu estilo de vida modificando aspectos muy concretos que puedes introducir en tu día a día según tus horarios, tus preferencias, etc.

Muchas dietas son tan específicas y peculiares que acaban limitando nuestra agenda, pero esto no tiene porqué ser así, ya que es posible seguir una dieta que te permita comer fuera de casa sin perder la cabeza.

Una dieta hecha por ti

La dieta de la que hablamos te enseña a recuperar tu peso de una manera saludable y sin renunciar a las comidas de siempre.

Desde PsicoAcúa, proponemos un método de pérdida de peso que educa sobre alimentos, cantidades, grupos a que pertenecen, y sobretodo, te enseña a autocontrolarte y cambiar muchas conductas alimentarias inadecuadas: picoteos, largos periodos de ayuno, distribución de comidas a lo largo del día, atracones por la noche.

Asimismo, si tu agenda te obliga a comer muchas veces fuera de casa, te enseñamos a mantener tu dieta comiendo fuera: gestionando las salidas, los eventos sociales, fines de semana, viajes, etc.

Existen unas pautas que podrás utilizar cada día sin necesidad de hacer compras especiales, prescindir de los platos que más te gusten y que no requieren mucha dedicación. Se trata de enseñarte cómo comer y ayudarte a adquirir hábitos y fórmulas para que gestiones tus comidas.

No es cierto que…

Es importante que desterremos ciertas ideas que son equívocas y que conviene asumir cuando decidimos bajar de peso y pongamos voluntad en el objetivo que hayamos fijado.

Algunas de las ideas que tenemos y que son incorrectas son estas:

-Para adelgazar no hay que comer carbohidratos; solo se debe comer proteínas y verduras

-El plátano engorda

-Comer con agua engorda

-No ceno y así adelgazo

-Es necesario pasar hambre para perder peso

-No puedo perder peso porque tengo problemas de tiroides, menopausia, etc. (todos podemos perder peso)

Debemos tomar conciencia de la importancia de la alimentación y de cada uno de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, huyendo de mitos y considerando la implicación de un profesional sanitario.