¿A quién afecta la endometriosis?

Aunque la frecuencia real de la endometriosis es reconocida, es más típico encontrarla en mujeres de entre 35-45 años.

Parece que aproximadamente en un 10% de casos hay un componente hereditario, y en la actualidad se está estudiando su posible relación con alteraciones a nivel del sistema inmunológico o de defensa de nuestro organismo.

El ejercicio físico juega un papel protector de la enfermedad, mientras que el peso, la talla y el tabaquismo no tienen relación directa con la patología.

 ¿Se puede diagnosticar y tratar?

 El tratamiento farmacológico con analgésicos antiinflamatorios para el dolor, o con hormonas como la píldora anticonceptiva, se ha mostrado beneficioso para el control temporal de los síntomas, siendo necesarias revisiones periódicas para garantizar en todo momento la mejor calidad de vida posible en nuestras pacientes.

Para el tratamiento de los problemas de esterilidad, en formas iniciales de la enfermedad la cirugía laparoscópica (a través de dos o tres incisiones abdominales) nos permite diagnosticar y eliminar los implantes y / o quistes endometriósicos que se generan.

Esto mejora en ocasiones los resultados tanto clínicos como de éxito de embarazo; así como la inseminación con semen capacitado también ayuda a un mejor éxito gestacional.

En casos más graves, de mayor extensión de la endometriosis, un tratamiento de la fertilidad más idóneo puede ser una fecundación in vitro con control estricto hormonal, siempre basado en un estudio previo, tanto hormonal como funcional.