Cuando acudir a urgencias ante una picadura de medusa

La afluencia de medusas a nuestras costas ha sufrido un incremento en los últimos años a causa de los vientos y las corrientes marinas. En el Mediterráneo, los temporales de Levante las acercan a la orilla y cualquier bañista se expone a sufrir una de sus dolorosas picaduras.

Desde el servicio de Urgencias, ante la preocupación que este tema puede generar en muchos padres y madres que no saben reaccionar ante las picaduras de medusa, han señalado las pautas correctas a seguir.

“Por lo general, las picaduras de medusas no suelen ser graves, aunque siempre hay excepciones cuando hablamos de personas alérgicas a estos organismos marinos o que tienen algún tipo de enfermedad que haga variar los típicos síntomas de esta picadura. En este caso de alergia la visita al Servicio de Urgencias es importante”.

Los síntomas más frecuentes en la picadura de medusa son dolor, picazón en la zona, inflamación, enrojecimiento incluso sangrado. Todos estos síntomas se producen por las células urticantes de la medusa que contienen en su interior un veneno.

En el momento que nos pica una medusa, aparece de inmediato un dolor y un picor muy intenso, así que “lo primero que hay que hacer es limpiar la zona afectada por la picadura”. Lo ideal para limpiar la zona es el suero fisiológico.

En caso de no haber, “el agua salada también podrá ser una solución alternativa” y conviene “desmentir algunos mitos populares como echar orina, agua dulce sobre la herida o cubrirla con arena ya que esto sólo contribuiría a extender el tóxico inoculado por la medusa, e incluso podría agravar la erupción cutánea”, añaden.

“En el caso de que algún tentáculo de la medusa haya quedado adherido a la piel, es preciso quitarlo, pero siempre utilizando guantes para evitar entrar en contacto o utilizar unas simples pinzas. Echar un poco de vinagre puede ayudar a desprenderlo de la piel con más facilidad”, concluyen.

Una vez limpia la zona, para disminuir el escozor de la picadura, se debe aplicar frío a la zona afectada durante 15 minutos aproximadamente.  No se debe aplicar el hielo directamente sobre la picadura, sino cubierto con algún paño o toalla.

Tras estas pautas iniciales, en general, la clínica post-picadura suele ceder en pocas horas, aunque en los días posteriores se debe ir al médico si aparece angustia, agitación, pérdida de apetito, conjuntivitis y en ocasiones dolor de cabeza

¿Acudir al servicio de urgencias?

Excepcionalmente se debe acudir a Urgencias, tanto con niños como con adultos, cuando se produce un shock anafiláctico, es decir una reacción alérgica grave al veneno de la medusa, “ya que la distribución del veneno por todo el organismo, -afirman-, puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria y de manera más rara la sintomatología puede ser de mayor gravedad, y cursar con una alteración del sistema nervioso central llegando a convulsionar” .