¿Cómo elegir el sujetador adecuado?

Ante la elección de un buen sujetador, habrá que tener en cuenta una serie de premisas. Así evitaremos complicaciones como los eccemas en la piel, la irritación, el dolor o la deformidad de espalda.

-En primer lugar, la talla, compuesta por un número (contorno del tórax) y una letra (copa) debe ser aquella que se adapte, sostenga y cubra enteramente la mama.

-Con respecto al broche, los mejores sujetadores son los que abrochan por detrás, sin embargo, existen situaciones en las que es preferible la localización delantera: cicatrices recientes en la mama, dolor en los hombros, limitación de los movimientos…

-Con respecto a los tirantes no deben de quedar demasiado apretados (dejan marcas) ni demasiado libres (se caen), la medida perfecta es aquella en la que entren dos dedos sin demasiada presión, además cuanto mayor volumen tenga el pecho más ancho debe de ser el tirante.

-El peto es aquella parte que une ambas copas y deberá estar bien pegado al esternón, de esta forma petos de localización más baja unirán más los pechos mientras que petos altos los separarán, habrá que buscar la situación en que los pechos no queden demasiado apretados (exceso de transpiración con la consecuente irritación y formación de eccemas por el roce).

Materiales y tejidos

Con respecto a los materiales o tejidos habrá que tener en cuenta el momento del desarrollo de la mujer para llevar a cabo la elección perfecta. También es importante desmitificar aquellas teorías que hablan de que los tejidos sintéticos podrían resultar dañinos debido a las alergias.

Esto no es así, un buen sujetador debe estar compuesto por materiales sintéticos con cierta proporción de elastano para ofrecer una adecuada tensión; el algodón por ejemplo no es un buen material debido a su rápida capacidad de deformación. Sin embargo, en situaciones como las alergias o la pubertad puede ser el material idóneo.

Otra suposición que también es necesario desmitificar es la supuesta nocividad del aro. Esto no es correcto. En aquellas mujeres que ya tienen la mama completamente desarrollada un buen sujetador debe de llevar aro.

Simplemente hay que tener en cuenta que el aro nunca debe tocar el tejido mamario y tiene que envolver completamente la mama, para lo cual será lo suficientemente largo, evitando de tal forma que se clave y produzca molestias derivadas.

Sujetador deportivo

Para la práctica deportiva debe de tenerse en cuenta que el movimiento de las mamas y la transpiración es mucho mayor, dependiendo  del tipo de deporte, por lo que se aconseja utilizar otro tipo de sujetador.

Para aquellos deportes de poco impacto se preferirá una sujeción media, mientras que para los de alto impacto la sujeción será máxima.

Los sujetadores deportivos deben evitar la aparición de rozaduras, esto se conseguirá con modelos sin aro, de microfibra (más transpirables y de rápido secado), con costuras planas, que eviten el exceso de contacto entre ambas mamas y que carezcan de etiquetas o cierres que contacten con la piel.