Técnicas preventivas para la mejora del suelo pélvico

foto-cistitis

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales o dolor lumbar. Hay una serie de técnicas que favorecen el cuidado del suelo pélvico, como son las bolas chinas o los conos vaginales, los electroestimuladores, el masaje o la gimnasia.

Todas estas técnicas requieren de un aprendizaje y aplicación que debe ser pautado por un especialista en aras de su buena aplicación.

Como norma general, para el cuidado del suelo pélvico debemos cuidar la postura, mantener una buena hidratación y seguir una dieta sana y equilibrada.

Al mismo tiempo conviene seguir un control de patologías que puedan ser crónicas.

-Bolas chinas o conos vaginales:

Su objetivo es mejorar el tono en movimiento, estos ejercicios se indican para prevenir y en situaciones concretas, como puede ser el postparto.

-Masaje perineal:

Este tipo de masaje favorece la elasticidad y relajación del periné para el parto a partir de semana de gestación 32- 35.

No obstante, hay que cuidar las posibles contraindicaciones, como son la infección vaginal activa, infección de orina o las varices vulvares.

-Electroestimulación y vibradores:

Su uso se recomienda en casos de incontinencia de esfuerzo, en prolapso de órganos pélvicos, en caso de disfunciones sexuales o en caso de dolor pelviperineal, entre otros.

-Gimnasia abdominal hipodepresiva:

Se trata de un recurso terapéutico de enorme valor. En él se realizan ejercicios posturales, respiratorios y de tonificación abdominal.

Esta técnica se indica en caso de disfunciones gineco-obstétricas, digestivas, traumatológicas o urológicas.