10 afirmaciones sobre reproducción humana asistida, ¿Verdadero o Falso?

Son muchos los mitos que se pueden escuchar cada día sobre la reproducción humana asistida en nuestra vida diaria. Por ello, queremos explicar qué hay de cierto realmente en este “¿Verdadero o Falso?”:

  1. Cuando tienes hijos por reproducción asistida se producen embarazos múltiples y partos prematuros.

FALSO. Este mito se debe a que hace años era más común transferir a la mujer dos, tres o más embriones; sin embargo, en la actualidad se tiende a la transferencia de un único embrión.

Un embarazo múltiple, por supuesto, conlleva riesgos más altos que los de un embarazo de un solo bebé, como la prematuridad, que puede darse hasta en el 50% de los embarazos gemelares y en el 90% de trillizos. Por este motivo, buscamos minimizar los riesgos de un embarazo múltiple, recomendando cada vez en más ocasiones a los pacientes la transferencia de un único embrión.

  1. Una mujer sana puede quedar embarazada naturalmente a los 40 años.

VERDADERO. Por supuesto que es posible, sin embargo, aunque una mujer de 40 años se puede quedar embarazada de forma natural, la probabilidad es mucho menor que en una mujer que busque el embarazo en edades más tempranas.

A los 30 años de edad de la mujer, aproximadamente el 70% de sus óvulos son genéticamente normales, mientras que a los 40 ese porcentaje está por debajo del 10%. Por ello, las probabilidades de embarazo en mujeres de 40 años son inferiores al 10%.

  1. La esterilidad es mayormente femenina.

FALSO. Las causas de la infertilidad se deben, en función de cada caso, a causas femeninas, masculinas o mixtas. En términos generales, según las estadísticas se estima que las proporciones son similares en ambos sexos (30 % en cada uno) y que existen también problemas vinculados directamente a la pareja, que son las causas mixtas. Además, existe la llamada infertilidad idiopática, es decir que se desconoce su causa.

  1. Los tratamientos de reproducción asistida no funcionan en pacientes con menopausia.

FALSO. Gracias a la ovodonación, una paciente menopáusica puede lograr un embarazo a partir de la inseminación de los óvulos de la donante con los espermatozoides de la pareja de la paciente receptora o de un donante, y posteriormente la transferencia de estos a su útero.

También existe el caso de que la propia paciente haya congelado sus óvulos años atrás y pueda tener un embarazo en su menopausia con sus propios óvulos.

  1. El sexo durante el embarazo daña al feto.

FALSO. Las relaciones sexuales en el embarazo no molestan ni perjudican al feto, todo lo contrario. Cuando tienes un orgasmo, las endorfinas que segrega tu cerebro sí llegan al bebé a través de la sangre, provocándole sensaciones placenteras: le activan y después le dejan relajado.

 

Por otra parte, cuando el embarazo está a término, las hormonas prostaglandinas del semen y las contracciones del orgasmo pueden desencadenar las contracciones del parto. Es una forma agradable de iniciar el nacimiento.

  1. La pastilla anticonceptiva puede causar infertilidad.

FALSO. La pastilla anticonceptiva puede enmascarar problemas hormonales, que existieran ya en la mujer antes de empezar a tomarlos, ya que el uso de anticonceptivos hormonales regulariza el ciclo dando la impresión de que todo está en orden, pero en ningún caso es causa de infertilidad.

  1. Existen formas de elegir el sexo de tu bebé.

FALSO. De forma natural no es posible elegir el sexo de tu futuro bebé, a pesar de creencias tradicionales de que los alimentos, hábitos e incluso posturas sexuales pueden influir en el sexo de tu bebé.

Los procedimientos que se llevan a cabo en las clínicas de reproducción asistida en España tienen como finalidad traer un niño al mundo, pero no “a la carta”, es decir, que no se permite la elección del sexo, por ser ajeno a los códigos éticos y legales de nuestro país.

  1. La vida fértil de los hombres dura más que la de las mujeres.

VERDADERO. En las mujeres, la capacidad fértil comienza a descender significativamente a partir de los 35 años, mientras que en los varones se empieza a apreciar una disminución en este aspecto a partir de los 50 y repercutiendo, directamente a su salud general, tanto en los aspectos físicos como psíquicos.

Existen procesos emocionales, además de otros factores físicos, que pueden impedir la llegada del embarazo

  1. La postura durante o tras el coito puede mejorar la fecundación.

FALSO. Según los expertos, lo único que favorece la gestación es que se dé una relación relajada que culmine con eyaculación en el fondo de la vagina, independientemente de la postura.

  1. Una dieta sana ayuda a la fertilidad.

VERDADERO. Una mala dieta, un alto nivel de estrés o malos hábitos en general, pueden provocar un desequilibrio hormonal que puede interferir no sólo en el ciclo menstrual de la mujer, sino también en la producción de espermatozoides del hombre. Además, las alteraciones del Índice de Masa Corporal (IMC) como el sobrepeso, la obesidad o el bajo peso han sido relacionadas con subfertilidad e infertilidad en mujeres.

En general, alimentarse de manera responsable favorece la salud, por lo que si estás buscando quedarte embarazada tendrás que realizar algunos cambios en tus hábitos que pueden ayudarte.