Enfermedades de la retina

El estudio de la circulación retiniana es fundamental en la valoración de muchas enfermedades. Los vasos de la retina son el órgano diana de enfermedades generales, como la diabetes, la hipertensión arterial, algunas enfermedades autoinmunes, etc., por lo que su estudio puede ayudarnos a diagnosticarlas y a establecer su estadío y, por tanto, su gravedad.

Asimismo, muchas de las enfermedades de la retina y coroides tienen como base alteraciones en los vasos de la retina y coroides, entre ellas cabe destacar la degeneración macular, que es una de las causas de ceguera más importantes en el mundo occidental.

Los vasos retinianos se exploran directamente con la observación del fondo de ojo, apreciándose con esta observación directa muchos de los datos que nos ayudarán en el diagnóstico de patologías tanto generales como propiamente retinianas.

Sin embargo, con la observación directa, no podemos valorar cómo están funcionando esos vasos, si la circulación es correcta o se interrumpe en algún punto, o si los vasos dejan exudar líquido por sus paredes, lo que produce edema en los tejidos retinianos.

Para conocer el estado de funcionamiento de los vasos, hasta hace poco tiempo, se utilizaban contrastes inyectados en vena, que permitían dibujar la circulación mediante fotografías realizadas con filtros especiales.

La inyección de contrastes intravenosos es un acto cruento y además tiene un riesgo de reacción alérgica que puede, en un porcentaje bajo, pero no descartable, llevar a consecuencias graves que pongan en peligro la vida del paciente. Es por eso, que estos estudios deben limitarse, sólo realizándose cuando sean absolutamente necesarios y repitiéndose con poca frecuencia.

Con el desarrollo de la tecnología de captación de imágenes por tomografía de coherencia óptica, hoy tenemos una nueva técnica de estudio de la circulación retiniana, llamada OCTA, Optic Coherence Tomography Angiography, en castellano, angiografía por tomografía de coherencia óptica.

Angiografía por tomografía de coherencia óptica

Se trata de una tecnología que permite dibujar la circulación retiniana sin usar ningún contraste, ya que el equipo detecta el movimiento de las células sanguíneas y lo transforma en imagen, de tal manera que se obtiene una imagen funcional de la circulación retiniana que sustituye en gran parte a la obtenida con contraste.

Ya que este estudio es no invasivo y sin ningún riesgo, no solo lo podemos realizar en todos los pacientes en los que pensemos que puede aportarnos datos útiles, sino que, además, podemos repetirlo en cada visita, recogiendo muchos más datos de la evolución de la enfermedad, que nos permitirán diagnosticar con más certeza y precocidad y controlar la efectividad de los tratamientos establecidos con mucha más precisión.

En la Unidad de Oftalmología de los Hospitales Vithas en Alicante disponemos de todo lo necesario para el correcto y completo abordaje de cualquier patología oftalmológica.