¿Para qué llevar a mi hijo al optometrista?

La Unidad de Optometría Clínica Avanzada tiene como finalidad ofrecer al paciente todas aquellas posibilidades terapéuticas de rehabilitación de la visión en aquellos pacientes en los que la opción médico-quirúrgica no es viable o no resulta recomendable ya que se trata de una anomalía óptica o funcional, no patológica.

Por lo tanto, todo paciente que acude a la Unidad presenta revisión oftalmológica previa y sigue tanto sus controles oftalmológicos como optométricos.

Entre las áreas de actuación de la Unidad se encuentran el tratamiento de anomalías funcionales de la visión que causen visión doble, molestias y borrosidad para leer en visión de cerca, así como la incapacidad para realizar cambios de enfoque de lejos a cerca (por ejemplo, mirar de pizarra a texto).

Otra línea de actuación de la Unidad es el desarrollo de entrenamientos visuales de eficacia demostrada científicamente para ojo vago o ambliopía. Este tipo de entrenamiento se pauta en colaboración con el oftalmólogo pediátrico con el fin de acelerar el proceso de recuperación.

Otro ámbito de la Unidad es la baja visión, que consiste en la existencia de una deficiencia visual severa no compensable con gafas y lente de contacto, y que, a su vez, no es susceptible de mejora con tratamiento médico-quirúrgico.

Otra de las especialidades de la Unidad es la adaptación de lentes de contacto especiales en aquellos casos de córneas complejas, patológicas e irregulares. En concreto, disponemos de una inmensa variedad de opciones avanzadas de lentes de contacto para el queratocono, patología degenerativa de la córnea que induce una gran irregularidad de la superficie corneal en detrimento de la visión.

Dentro del ámbito de las lentes de contacto especializadas, nuestra Unidad dispone de una gran experiencia en el ámbito de la ortoqueratología nocturna, la cual permite mediante un uso nocturno de las lentes, una visión nítida durante todo el día sin necesidad de usar gafas o lentillas.