Estoy embarazada, ¿Y ahora qué?

comida durante el embarazo

Tras hacer la ecografía y comprobar que todo va perfectamente, surgen muchas dudas sobre lo que se puede, se debe o lo he no sería recomendable hacer durante el embarazo.

Qué comer, qué evitar, interrumpir las relaciones sexuales, etc… son algunas de las preguntas más comunes en consulta.

¿Qué precauciones debemos tener en la alimentación?

Infectarse por el toxoplasma es uno de los miedos más comunes. La toxoplasmosis está producida por un parásito llamado toxoplasma gondii que está en el gato. Este elimina una especie de quistes a través de las heces y puede contaminar el ambiente, los cultivos e incluso otros animales como los cerdos.

Así que se debe evitar manipular las heces de los gatos o la tierra donde puedan estar sus excrementos.  Se debe extremar la higiene en general, evitar los embutidos de cerdo y cocinar bien la carne.

La listeriosis es otra enfermedad materna, que como la anterior puede pasar desapercibida para la madre o como una gripe sin importancia y afectar al bebé. La listeriosis es una infección producida por una bacteria llamada listeria monocytogenes. Es de transmisión alimentaria y se encuentra en leches y quesos no pasteurizados y en determinadas salchichas y ahumados.

En este periodo las comidas crudas, poco cocinadas o no pasteurizadas, deben evitarse.

¿Puedo tener relaciones sexuales si estoy embarazada?

La respuesta es clara: sí. Siempre que no haya riesgo en el embarazo como amenaza de aborto o placenta previa, entre otras cosas.

El deseo sexual en la mujer embarazada puede cambiar, puede aumentar o disminuir durante la gestación. En el primer trimestre el útero está más vascularizado por lo que puede producir un dolor abdominal como si fuera la menstruación, las mamas están más sensibles y están los miedos al aborto o al daño al bebé.

Todo esto puede hacer que disminuya el deseo sexual. En segundo trimestre y parte del tercero, los miedos disminuyen y la sensación de embarazo se hace más real, así que la mujer está más segura para mantener relaciones sexuales.

Ya en el tercer trimestre, el abdomen aumenta considerablemente de tamaño, la mujer se siente más pesada y recupera el miedo a dañar al bebé o a ponerse de parto antes de tiempo.

El sexo en el embarazo se debe vivir con tranquilidad y naturalidad porque produce ningún daño al bebé, él está protegido por el útero y dentro por la bolsa amniótica.

¿Qué tipo de deporte puedo hacer?

Esta es otra de las preguntas más frecuentes en consulta. El deporte siempre está recomendado, embarazada o no, pero durante el embarazo sí que es verdad que se debe evitar el deporte de impacto y el deporte de riesgo.

Los deportes recomendados durante el embarazo serían caminar, nadar, yoga o pilates adaptado a embarazadas y todo aquel deporte que no conlleve aumento de la presión abdominal.

¿Qué medicación puedo tomar durante mi embarazo?

Lo más importante, ya que no se puede detallar que medicación se puede o no, es no automedicarse y preguntar al ginecólogo qué es lo que se puede tomar tanto de la medicación habitual como cualquier medicamento que se deba iniciar.

¿Depilación láser, sí o no?

Realmente no habría problemas por realizarse la depilación láser durante la gestación, su efecto no llega más allá de 5 mm del espesor de la piel, así que no afectaría al bebé.

Pero si pensamos que no hay estudios sobre esto y añadimos los cambios hormonales que alteran al folículo piloso y que haría poco efectiva la depilación, lo que se puede recomendar es que se aplace hasta después del embarazo. O que se realizase la depilación láser evitando pubis y zona abdominal.

¿Puedo tomar el sol?

Tomar el sol durante el embarazo no está contraindicado, lo que sucede es que durante la gestación se es más fotosensible, es decir la piel se pigmentará con más facilidad, por lo que se debe usar cremas de protección solar y evitar tomar el sol de forma prolongada o en las horas centrales del día.

¿Y puedo viajar si estoy embarazada?

Sí que se puede. Si se trata de un viaje largo es recomendable realizar bastantes descansos den los que se debe aprovechar para hidratarse, y si se trata de un viaje en avión conviene informarse de si la compañía permite hacerlo más allá de la semana 32 de gestación.