Arritmias cardiacas: qué son y qué tipo de causas las provocan

Palpitaciones, mareo, síncope, dolor torácico, pérdida de conocimiento… estos son algunos de los síntomas con que pueden presentarse las arritmias, aunque también puede pasar inadvertidas para un gran número de personas. Hoy vamos a arrojar un poco más de luz sobre esta patología y sobre las principales causas que la provocan.

 

¿Qué es una arritmia cardíaca?

La arritmia es una anomalía del ritmo cardiaco que afecta a la frecuencia y regularidad de las contracciones del corazón. También podemos considerar como arritmia cuando el corazón late sin causa aparente a menos de 60 pulsaciones por minuto o a más de 100 pulsaciones por minuto.

En cuanto a los diferentes tipos de arritmias cardiacas, distinguimos las bradiarritmias, que se caracterizan por frecuencias cardiacas inferiores de lo normal (<60 lpm), y las taquiarritmias, con frecuencias cardiacas mayores de 100 lpm y que a su vez se dividen en supraventriculares y ventriculares.

Desde este punto de vista todo el mundo tiene arritmias, al hacer un esfuerzo nuestras pulsaciones suben por encima de 100 latidos por minuto y mientras dormimos o en deportistas la frecuencia es inferior a 60 latidos por minuto.

Quiere decir, que la mayoría de las arritmias cardiacas en este sentido amplio son normales. Sin embargo, existen en algunos casos arritmias no normales, que en ocasiones pueden ser peligrosas y a veces pueden provocar muerte súbita arrítmica.

 

Principales causas que pueden provocar una arritmia.

Las arritmias cardiacas patológicas y peligrosas suelen producirse en pacientes con enfermedad previa del corazón, conocida o no. La mayoría de los pacientes con riesgo de muerte súbita tienen falta de fuerza en el corazón, por alguna enfermedad previa, infartos, miocardiopatías etc.

Sin embargo, un número no despreciable de episodios de muerte súbita arrítmica, se producen en personas que no saben que su corazón está enfermo y en algunos casos incluso con corazón aparentemente sano. Estos episodios de muerte súbita pueden producirse en edades juveniles de la vida y muchas veces relacionadas con la práctica de deporte.

En algunos casos en los que la fuerza del corazón esta conservada, el riesgo radica en  alteraciones eléctricas del mismo, constituyendo un grupo de enfermedades, no muy frecuentes, pero que predisponen a episodios arrítmicos graves, y ocasionalmente a muerte súbita.

fumar arritmiasFumar, el consumo excesivo de alcohol, el consumo de algunas drogas como la cocaína o las anfetaminas, pueden ser importantes disparadores para la aparición de arritmias cardiacas, así como el uso de algunas medicinas, en determinados casos.

Por último, podemos encontrar causas congénitas de arritmias debidas a malformaciones de las vías de la red eléctrica como el síndrome de Wolf-Parkinson-White, o por alteraciones moleculares como el síndrome de QT largo y otras enfermedades de los canales iónicos en la célula cardiaca. También enfermedades, que afectan al musculo cardiaco como la miocadipatia hipertrófica, a veces difícil de diferenciar del corazón del deportista entrenado y la displasia arritmogénica de ventrículo derecho pueden predisponer a arritmias ventriculares fatales.

El Electrocardiograma convencional, la monitorización cardiaca electrocardiográfica durante el ejercicio, la prueba de esfuerzo convencional y un ecocardiograma para descartar cardiopatía estructural, son pruebas diagnósticas sencilla e incruentas, que ayudan para conocer el riesgo potencial de padecer episodios arrítmicos serios.

Dejar respuesta