¿Cómo afecta la visión al rendimiento escolar?

Beautiful toddler wearing glasses and unicorn diadem sitting on desk at kindergarten doing happy thumbs up gesture with hand. Approving expression looking at the camera with showing success.

Ante el comienzo del año escolar, cobra especial importancia realizar una revisión ocular a los niños y adolescentes con el fin de detectar cualquier problema de visión que pueda afectar al desarrollo adecuado de su rendimiento escolar y académico.

Es clave, por tanto, disponer de un equipo multidisciplinar compuesto por oftalmólogos y optometristas para que aborden las alteraciones funcionales de la visión del niño a través de diferentes procedimientos.

Rendimiento escolar

El 32,6 por ciento de los niños de entre 6 y 12 años con bajo rendimiento escolar tiene problemas de visión, el 29 por ciento no ve bien la pizarra y el 44,9 por ciento se cansa al leer, según se desprende del estudio ‘El estado de la salud visual infantil en España’, realizado por el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas.

Problemas más habituales

Carlos Fresno, optometrista del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre,  destaca la importancia del manejo de anomalías refractivas y el de anomalías visuales estrábicas y no estrábicas de la visión que pueden causar:

  • Visión doble
  • Molestias y borrosidad para leer en visión de cerca y lejos
  • Incapacidad para realizar cambios de enfoque de lejos a cerca como por ejemplo, mirar de la pizarra al texto y al revés.

Ojo vago

Otra línea de actuación es la prescripción personalizada de programas de terapia o rehabilitación visual en los casos en los que exista evidencia científica de la mejora de los síntomas como sería el caso del ojo vago o ambliopía.

En estos casos,  la rehabilitación visual permite la potenciación y desarrollo de las capacidades visuales del paciente para lograr una visión lo más eficaz posible. Este tipo de entrenamiento se pauta en colaboración con el oftalmólogo pediátrico con el fin de acelerar el proceso de recuperación.

Baja visión

También se actúa en los pacientes con deficiencias visuales severas, secundarias a diversas patologías, no compensable con gafas ni lente de contacto, y que, a su vez, no son susceptibles de mejora con tratamiento médico-quirúrgico. Se trata de casos en los que la pérdida de agudeza visual y/o campo visual incapacita la realización de las tareas de la vida diaria.

Dejar respuesta