Cómo evitar los golpes de calor

Se ha hecho de rogar, pero el verano ya está aquí. Con él llegan el calor y sus famosas ‘olas’ que pueden poner en peligro nuestra salud si no aplicamos unos sencillos consejos.

  1. Alimentación liviana.

Durante las épocas de mayor calor, no es recomendable consumir comidas pesadas, copiosas y abundantes ya que su lenta digestión aumentará nuestra temperatura corporal.  La mejor opción son alimentos livianos como frutas, verduras o ensaladas, así como zumos naturales.

  1. La actividad física, mejor a primera hora del día.

Si hacemos ejercicio durante las horas centrales del día (entre la media mañana y la tarde) y al aire libre las posibilidades de sufrir un golpe de calor aumentan considerablemente. Si las temperaturas te lo permiten, aprovecha las primeras horas del día (de 6 a 8 de la mañana) para practicar tu deporte favorito.

  1. El algodón o la seda, tus aliados a la hora de vestir.

En verano, y en especial durante aquellos días de mayor calor, debemos usar ropa de algodón o seda, así como colores claros que eviten que nuestro cuerpo se sobrecaliente o no transpire correctamente.

  1. Hidrátate constantemente.

Es muy importante que bebamos agua constantemente sin esperar a tener sed. Eso sí, hay que evitar las bebidas muy frías o, por el contrario, las muy calientes. El exceso de azúcar, cafeína o alcohol dificultará también que nuestro cuerpo pueda hidratarse correctamente.

  1. ¡Al rico aire acondicionado!

Ya sea en nuestra casa, en el trabajo o en espacios públicos tendremos que prestar especial atención a la ventilación. Mantenernos en lugares ventilados o con aire acondicionado cuando la temperatura ambiente es muy elevada es la mejor solución para evitar golpes de calor.

Dejar respuesta