¿Cómo prevenir los picores vaginales?

woman hand holding her crotch suffering from pain,itchy concept background

El picor vaginal es uno de los problemas ginecológicos más comunes en la mujer de cualquier edad. Aunque su aparición no es indicativa de una dolencia grave, es un síntoma incómodo y en ocasiones doloroso, por lo que es recomendable acudir a un especialista para buscar un correcto tratamiento en el momento que se empiezan a sentir molestias.

En la vagina existen millones de bacterias que constituyen la flora vaginal. Pero el equilibrio de la flora vaginal es muy frágil y se puede romper cuando hay cambios hormonales, durante la menstruación, el embarazo y la menopausia o por estrés, determinados medicamentos y enfermedades que pueden alterar este equilibrio. Cuando ese equilibrio se rompe, pueden aparecer infecciones que producen la alteración del flujo vaginal, y los propios picores o molestias vaginales.

Causas

  • Infección por hongos
  • Atrofia en la menopausia
  • Ciertos trastornos de la piel: como la psoriasis, los eczemas o el liquen
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS)
  • Irritación de la vulva por una limpieza excesiva de la zona vaginal o por utilizar productos de higiene que incluyan componentes demasiados agresivos
  • Llevar ropa demasiado ajustada o con tejidos poco transpirables

Candidiasis

Una de las causas más frecuentes del picor vaginal es la candidiasis vaginal. La candidiasis vaginal o vulvovaginitis candidiásica es una infección genital causada por un hongo llamado Candida albicans.

La cándida puede formar parte de la flora vaginal normal de muchas mujeres. Sin embargo, en ocasiones, su crecimiento se descontrola y produce un desequilibrio que causa inflamación y otros síntomas relacionados. Esto puede deberse a cambios en las condiciones de la mucosa vaginal, como cambios en el pH, temperatura, humedad, cambios hormonales o desequilibrios en la flora vaginal normal. Es una infección por hongos, que provoca irritación, flujo blanquecino y grumoso, e intensa picazón en vagina, vulva, y en toda la región perineal”.

Tratamiento

Afecta hasta 3 de cada 4 mujeres en algún momento de la vida y cuando se produce es necesario el tratamiento con un antifúngico que puede ser aplicado de manera local,  tomarse por vía oral, o usarse ambos de forma conjunta, si es necesario.

En ocasiones estas infecciones micóticas pueden producirse de forma recurrente. En estos casos para el tratamiento es necesario, además del antifúngico, un probiótico que permita recuperar la flora vaginal habitual y prevenir de esta manera nuevas recurrencias.

Hábitos saludables

Desde el hospital Vithas Valencia 9 de Octubre, nos indican una serie de hábitos saludables que pueden ayudar a prevenir o aliviar el picor en la vaginal:

  • Evitar las duchas vaginales y el lavado excesivo de la zona,
  • Limpiar la zona siempre desde delante hacia detrás con el objetivo de evitar que las bacterias del intestino produzcan infecciones vaginales o de orina.
  • Usar ropa interior de algodón
  • Cambiarse a menudo de compresa
  • Evitar pantalones muy ajustados

Dejar respuesta