¿Cómo retomar la actividad física después de las vacaciones?

Después de las vacaciones volvemos progresivamente a nuestra rutina laboral y deportiva. En estos meses de descanso, probablemente hemos perdido forma física y hemos ganado algo de peso. Por tanto, no podemos pretender en los primeros días, retomar la forma física previa, ni debemos intentarlo a toda costa.

¿Cómo retomar la actividad física después de las vacaciones?
¿Cómo retomar la actividad física después de las vacaciones?

¿Cómo retomar la actividad física después de las vacaciones? Después de las vacaciones volvemos progresivamente a nuestra rutina laboral y deportiva. En estos meses de descanso, probablemente hemos perdido forma física y hemos ganado algo de peso. Por tanto, no podemos pretender en los primeros días, retomar la forma física previa, ni debemos intentarlo a toda costa. Conoce las lesiones más frecuentes y sigue las recomendaciones para retomar la actividad deportiva de la mano del Dr. Antonio Narváez, jefe del servicio de traumatología del Hospital Vithas Xanit Internacional.

Lesiones más frecuentes:

Las lesiones más frecuentes en la vuelta a la actividad deportiva previa son:

Lesiones musculares, tendinosas y articulares: son las lesiones más frecuentes, sobre todo en corredores. Pueden darse si el inicio de la actividad física no ha sido correcto y no hemos tenido en cuenta recomendaciones como la de iniciar la actividad deportiva de forma paulatina.

Roturas fibrilares en la musculatura: también se pueden presentar en este inicio de la actividad deportiva, sobre todo si no hemos realizado un calentamiento adecuado y con una intensidad de deporte no adaptada a la forma física. Éstas se suelen manifestar con un dolor agudo en la zona lesionada (que suele darse, por lo general, en los gemelos o la musculatura del muslo). Le sigue una impotencia funcional y, dependiendo de la extensión del músculo lesionado y la profundidad del mismo, aparecerá tumefacción y algún “cardenal”. Si apreciamos alguno de estos síntomas, debemos parar inmediatamente, aplicar hielo y reposo y consultar al especialista para tratarlo de forma correcta.

Dolor anterior en la rodilla: si tenemos dolor anterior en la rodilla, o en la región del tendón de Aquiles, es importante que consultemos a un especialista, ya que puede indicarnos el inicio de una tendinopatía, que, si no dejamos de hacer deporte y la tratamos, se puede cronificar y resultar un problema a largo plazo.

Dolor en la cara lateral de la rodilla: es otro dolor común en los corredores que puede indicarnos una lesión. Este dolor puede estar relacionado con el “síndrome de la cintilla iliotibial”, una inflamación que se produce por el roce de esta estructura anatómica con el cóndilo femoral. Tiene tratamiento efectivo que consiste en reposo, estiramiento y medidas antiinflamatorias, pero tiene que ser correctamente diagnosticado por un especialista para poder tratarlo de forma adecuada.

Dolor en el hombro: en los nadadores o lanzadores puede producirse dolor en el hombro por movimientos repetitivos sin un entrenamiento adecuado. Suele presentarse al elevar el brazo sobre el nivel del hombro y se debe a una inflamación de un tejido llamado bursa, que se sitúa sobre los tendones del manguito rotador.

Recomendaciones para retomar la actividad deportiva

El Dr. Narváez ofrece una serie de recomendaciones para retomar la actividad deportiva nuevamente y alcanzar nuestro nivel deseado:

La vuelta “debe hacerse de forma progresiva e individualizada para no caer en riesgos innecesarios y, así, poder continuar con el ritmo de vida cotidiano”.

Debemos calentar nuestras articulaciones y hacer estiramientos suaves para preparar nuestro organismo.

Es recomendable, dependiendo del nivel físico previo, comenzar caminando e incrementando el ritmo según tolerancia entre 30 y 60 minutos.

Usar un calzado adecuado, protección solar y mantener una hidratación correcta.

Si en algún momento sentimos dolor en alguna articulación, sensación de ahogo, palpitaciones o dolor en el pecho, debemos suspender la actividad y consultar con un especialista.

También es recomendable en personas que tengan factores de riesgo cardiovascular o pulmonar, consultar con el médico para realizar un chequeo antes de iniciar la actividad deportiva.

Esta actividad la podemos llevar a cabo entre 3 y 5 veces por semana, hasta conseguir la forma física deseada antes de iniciar nuestro deporte habitual: bicicleta, correr, patinaje, natación, etc.

Es conveniente combinar ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza y seguir una dieta equilibrada que es la mejor amiga del deportista.

¿Cómo retomar la actividad física después de las vacaciones? Si seguimos estas recomendaciones, siempre usando el sentido común y prestando atención ante signos de alarma, conseguiremos nuestra forma física pronto, pero no debe convertirse en una obsesión, sino tomarnos el tiempo necesario.

Dejar respuesta