¿La covid-19 ha agudizado los casos de anorexia y bulimia?

El 60% de los europeos presenta síntomas de ansiedad o depresión, provocados, principalmente, por la sensación de incertidumbre constante que ha generado la pandemia mundial de covid-19, según la Organización Mundial de la Salud. Estos sentimientos de fatiga pandémica se agudizan en aquellos pacientes que presentan trastornos de la conducta alimentaria (TCA), según los expertos.

La pandemia mundial provocada por el coronavirus ha traído consigo diversos cambios en distintos ámbitos de nuestra vida: el trabajo, las relaciones personales… Sin embargo, “es importante señalar que la covid-19 ha agudizado los síntomas en aquellos pacientes que padecen un trastorno de la conducta alimentaria como, por ejemplo, bulimia o anorexia”, apunta Mayra Mayor, psicóloga sanitaria de Vithas Las Palmas. Además, “en muchos casos, la pandemia ha supuesto un factor desencadenante en las personas predispuestas a desarrollar este tipo de trastornos alimentarios.

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son trastornos psicológicos, caracterizados por un sufrimiento personal y representados por una relación patológica con la comida y con el cuerpo. “Este tipo de enfermedades tienen una base biológica y psicosocial, así como un mantenimiento y una complejidad, que hace necesario la intervención de un equipo multidisciplinar para su tratamiento”. De acuerdo con la especialista, “la covid-19 nos ha llevado a los especialistas a tratar a pacientes con Trastornos de la conducta alimentaria en dos periodos de la pandemia. En primer lugar, durante el confinamiento, cuando los pacientes, con miedo a subir de peso, mostraban síntomas de angustia por una ingesta desmedida o un deseo por controlar su dieta. Y, en segundo lugar, al comenzar un nuevo estilo de vida en la ya conocida como nueva normalidad”. En ambos casos, según Mayra Mayor, “los pacientes han tenido que relacionarse con la comida y su cuerpo de distinta manera”.

El primer periodo de confinamiento se caracterizó más por el miedo a subir de peso, ya que, como expresaban muchos pacientes en terapia, se sentían paralizados a la hora de comer, puesto que pensaban que, comieran lo que comiesen iban a subir de peso”, explica la psicóloga especializada en terapia con pacientes que padecen anorexia y la bulimia en Canarias. “Esas sensaciones eran incluso comprensibles, puesto que muchos pacientes estaban constantemente siendo bombardeados por mensajes sobre cómo alimentarse durante la cuarentena, especialmente a través de las redes sociales”, asevera. Mucha de esta información, que les invitaba a restringir ciertos grupos de alimentos o a llevar una rutina estricta de ejercicio físico en casa, “provocó que muchas personas bajaran significativamente de peso y, en ocasiones, presentaran síntomas de un Trastornos de la Conducta Alimentaria”.

Asimismo, “en este periodo de confinamiento convivieron personas con otro perfil de personalidad, caracterizadas por la impulsividad y no por ese autocontrol, que recurrían a la comida como regulador emocional ante el malestar que estaban viviendo — en concreto emociones de tristeza y ansiedad”, comenta la psicóloga. La ingesta compulsiva y/o los atracones de comida propiamente dichos se hicieron presentes o se acentuaron en estas personas con la subida de peso correspondiente”, indica Mayor.

Por otra parte, con la llegada de la nueva normalidad, los pacientes que ya sufrían un TCA tuvieron que afrontar un nuevo reto. “La terapia les ha ayudado a recuperar un equilibrio nutricional, así como una óptima gestión de sus emociones”, explica Mayor. En esta misma línea, la psicóloga asegura que “hemos percibido un incremento de pacientes que solicitan terapia para tratar este tipo de enfermedades que afecta a la salud mental por primera vez. Muchos pacientes se han tomado conciencia de que padecen un trastorno de la conducta alimentaria y les repercute en su día a día”.

Los Hospitales Vithas son seguros

Los 19 hospitales de Vithas son hospitales seguros para pacientes y profesionales gracias a la implantación de estrictos protocolos de seguridad frente a la covid-19. Entre las medidas implementadas destaca el establecimiento de dos circuitos diferenciados: uno para las personas con síntomas compatibles con la covid-19, y otro para el resto de pacientes.

Adicionalmente, suministramos mascarillas y gel hidroalcohólico a todas las personas que acudan al hospital por cualquier motivo. Además, el Grupo está realizando test masivos de detección del virus en todo el personal, que está dotado de todas las medidas de autoprotección necesarias.

Una seguridad que siempre ha estado reforzada gracias a que todos los hospitales Vithas implementan los estrictos protocolos de la Joint Commission International, organismo de referencia mundial que acredita la seguridad del paciente y la excelencia asistencial.

Para más información: www.preparadosparacuidarte.com

Dejar respuesta