¿Debo insistir en bajar la fiebre con antitérmicos?

¿Es mala la fiebre elevada?

La fiebre es un síntoma muy habitual en los niños que suele generar en los padres mucha intranquilidad. Entre un 10 y un 20% de las visitas a la consulta de pediatría se deben a este motivo. Debemos preocuparnos por la causa de la fiebre pero en general la fiebre es nuestra aliada y nos ayuda a luchar mejor contra las infecciones. Si el niño se anima en algunos momentos y el estado general es bueno, podemos observar y esperar que se resuelva en un tiempo prudente. Si el cuadro empeora, o la fiebre dura más de 3 días, el niño debe de ser visto por un médico.

¿A que se debe?

En realidad la fiebre es un mecanismo de defensa frente a las infecciones. Cuando tenemos una infección se liberan en nuestro organismo mediadores químicos que actuando sobre el cerebro en el hipotálamo inducen un aumento de la temperatura corporal que dificulta el crecimiento de los microorganismos responsables de la infección permitiendo al organismo poner en marcha su sistema inmune defensivo específico que destruirá mejor a esos gérmenes.

Por lo tanto, no debemos preguntarnos ¿Qué puedo hacer para quitar la fiebre?, pero sí plantearnos ¿Qué está provocando la fiebre? Entonces debemos decir si la causa de la fiebre es grave o no lo es.

Casos

Afortunadamente la mayoría de las veces la causa de la fiebre en niños es un cuadro banal, como un catarro, gripe, anginas u otitis externa. Excepcionalmente, se puede tratar de una enfermedad más grave. La edad inferior a 3 meses es un factor de riesgo de gravedad por la inmadurez de su sistema inmunológico. Tal como afirman desde la unidad de pediatría de Vithas Valencia 9 de Octubre, “Para diferenciar entre una infección severa como neumonía o meningitis de infecciones comunes,  es necesario observar todo el cuadro clínico del niño, no solo el termómetro. Un niño puede tener temperatura elevada y tener meningitis y también puede tener 40 ºC y simplemente tener un proceso gripal y curarse en 3 o 4 días”

¿Qué síntomas o signos debo observar?

Necesitamos observar todo el cuadro clínico del niño y plantearnos las siguientes preguntas: ¿mira a los ojos?, ¿está adormilado, decaído, o, muy irritable?,¿tiene dolor de cabeza?,¿mueve la cabeza con facilidad de lado a lado o actúa como si le doliera y no la quisiera mover?, ¿presta atención a lo que ocurre a su alrededor?,¿vomita de forma repetida?,¿respira con dificultad?,¿tiene manchas rojas en la piel que no desaparecen al presionar?, y cuando la fiebre baja con la administración de medios físicos o antitérmicos después de varias horas, ¿se anima, juega y sonríe más, o se le nota peor?.

Si las respuestas son buenas, entonces el niño muy probablemente no tenga una infección grave. Si son malas, entonces debe ser visto inmediatamente por un médico. Afortunadamente las infecciones graves como la meningitis son raras y la mayoría de los niños no la tienen. En cambio, suelen tener infecciones más frecuentes como la gripe.

¿Debo insistir en bajar la fiebre con antitérmicos?

Si la fiebre es nuestra aliada, no se debe hacer lo imposible quitarla, sólo controlarla en rango aceptable. Los medicamentos antitérmicos, se indican para controlar la temperatura en un rango aceptable y sobre todo para hacerlos sentir mejor, porque generalmente nos sentimos muy mal cuando tenemos fiebre muy alta.

“El criterio de dar antitérmicos a un niño depende de cada niño. Algunos tienen fiebre alta y siguen jugando. No necesitan tomarlo cada 4 horas de forma sistemática. Por otra parte, si tiene fiebre y se siente mal, entonces, por supuesto, deles medicación más a menudo, y si la fiebre es resistente a los antitérmicos consulte con su pediatra”, puntualizan desde la unidad de pediatría.

Si el niño no tiene un síntoma específico junto a la fiebre, como dolor de oído o de garganta, entonces puede tener una gripe. Esta es una enfermedad frecuente causada por un virus, pero sólo las bacterias son las que pueden ser exterminadas con antibióticos como la penicilina y amoxicilina. Por ese motivo, si una enfermedad está causada por virus como la gripe, catarro o varicela, no se puede hacer nada salvo esperar que la enfermedad siga su curso. Con la gripe, la fiebre habitualmente sube y baja como una montaña rusa durante 2 a 4 días y después el niño empieza a mejorar.

 

Dejar respuesta