Evitar contagios está en tus manos

El Hospital Vithas Fátima y los centros Vithas Salud Fisium de Pontevedra, Vilagarcía, Marín, Sanxenxo y A Estrada, se han sumado a la conmemoración del Día Mundial de la Higiene de Manos con una campaña divulgativa y de concienciación dirigida tanto a profesionales como a usuarios y acompañantes sobre la importancia del lavado de manos para evitar la transmisión de gérmenes y prevenir infecciones. Esta iniciativa se enmarca en el compromiso con la seguridad del paciente de Vithas, llegará esta semana a todos los centros Vithas.

Las manos son el vehículo de transmisión más común de patógenos asociados a los cuidados de la salud. Su correcto lavado es una de las acciones más sencillas y con mayor impacto en la prevención del contagio de enfermedades.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS), sostiene que en los últimos años la higiene de manos en la atención sanitaria ha salvado millones de vidas y es un indicador de la calidad de la seguridad de los sistemas de salud.

La iniciativa, impulsada por la Dirección Corporativa de Calidad de Vithas, no solo se dirige al personal sanitario, sino que también pretende crear conciencia entre la ciudadanía.

Momentos clave para la limpieza de manos 

Las bacterias están presentes en la piel de los pacientes y en los objetos que le rodean, por lo que los propios pacientes, los visitantes y los profesionales sanitarios pueden contaminar sus manos, si han tenido contacto directo o indirecto con estos microorganismos.

Durante las tareas habituales de asistencia sanitaria, los profesionales pueden contaminar sus manos con hasta 1.000 unidades formadoras de colonias (UFC) de Klebsiella spp, una bacteria altamente transmisible.

Por ese motivo, la prevención es fundamental en el ámbito sanitario, por lo que los momentos clave en los que se recomienda limpiar las manos son:

  • Antes del contacto directo con el paciente;
  • Antes de realizar una tarea de limpia o aséptica;
  • Después del contacto con el paciente y con su entorno (tocar la cama, barandillas, teléfono, etc.);
  • Después de la exposición a fluidos corporales; y
  • Tras tocarse la nariz, boca, ojos, toser, sonarse o estornudar.

Asimismo, es aconsejable utilizar un desinfectante a base de alcohol cuando las manos no estén visiblemente sucias y lavarlas con agua y jabón cuando estén visiblemente sucias, antes de comer e ir al baño.

Dejar respuesta