Ortodoncia invisible, ¿la mejor opción?

La ortodoncia invisible se ha popularizado en los últimos años casi sobrepasando a los tratamientos con los tradicionales brackets, pero aunque está de moda, no siempre es la mejor elección por mucho que las campañas comerciales se empeñen en marear a los posibles pacientes con “lo último y mejor” en el mercado a través de anuncios en televisión y en redes sociales.

Este tipo de ortodoncia transparente presenta muchas ventajas y es muy estética, pero no siempre es la técnica más aconsejable, y es de vital importancia que el especialista en ortodoncia diagnostique de manera personalizada cada caso para poder ofrecer a cada paciente la técnica más apropiada según sea su patología.

Peligros

Desde la Unidad Dental del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre recalcan que la ortodoncia no es sólo una cuestión de estética, sino que es una cuestión de salud.  Lo importante es conseguir una buena función oclusal, porque de lo contrario los pacientes podrán pasar de tener una sonrisa poco bonita, a tener una sonrisa más aceptable, pero con nuevos problemas creados por estos alineadores tan peligrosos como:

  • Dolores en la  articulación y en la masticación
  • Dolores de cabeza y alteraciones del sueño
  • Aparición de problemas gingivales, con presencia de las antiestéticas recesiones de encías, que en ocasiones desembocan en pérdida de piezas dentarias.

El boom de la ortodoncia invisible puede conllevar un gran peligro a nivel de la salud dental y articular de los pacientes, algo que no da la cara en seguida, pero que sin duda sí lo hará pasado un tiempo, y seguramente los daños provocados por una mala praxis serán irreversibles en muchos casos, o requerirán de una nueva ortodoncia para resolverlos, esta vez sí supervisada por un ortodoncista, como se debería haber hecho desde un principio.

Dejar respuesta