Complicaciones de la otitis externa

Una de las patologías más frecuentes en los niños durante el verano es la otitis externa, caracterizada por la infección del conducto auditivo externo. La causa más común de infección es el exceso de humedad atrapado en el conducto auditivo externo proveniente de duchas, natación, baños en piscina, incluso sudoración excesiva. Y es este exceso de humedad lo que puede generar la proliferación de gérmenes que afecten al oído.

Síntomas

Los síntomas que caracterizan la otitis externa abarcan desde picor o prurito en oído, dolor (especialmente al tocar o mover el lóbulo de la oreja) o secreción, hasta ganglios inflamados en el cuello, inflamación del conducto auditivo externo, pérdida de la audición o sensación de oídos tapados.

Tratamiento

En estos casos, lo más adecuado es que el tratamiento sea el indicado por un pediatra para que valore la intensidad de la infección y descarte otro tipo de patologías. Algunos niños incluso pueden tener fiebre, dolores de cabeza y perder el apetito, aunque los síntomas más frecuentes,  son dolor de oído y sensación de conducto auditivo taponado.

La importancia de un diagnóstico temprano es clave para evitar complicaciones posteriores. Desde la unidad de pediatría de Vithas Valencia 9 de Octubre recalcan la importancia de un diagnóstico certero para evitar:

  • Infecciones recurrentes en los oídos
  • Pérdida temporal de la audición
  • Infección que se pueda diseminar ocupando las celdas neumáticas del oído y produciendo una mastoiditis.
  • Rotura de tímpano

Para hacerlo, el pediatra utiliza un instrumento con luz llamado otoscopio, que le permite ver el interior del oído del niño. Esto le ayudará a saber si también hay una infección en el oído medio llamada otitis media. Esta infección no suele coincidir con la otitis externa, pero algunos niños pueden tener ambos tipos de infecciones.

Bastoncitos

Otro de los factores que propician las otitis externas es el uso inadecuado de bastoncitos de limpieza, tener la piel muy seca o la escasez de cerumen. La cera es un factor protector para las otitis, una barrera natural. Nunca debemos utilizar bastoncillos, ya que favorecen las infecciones y existe riesgo de dañar, incluso perforar, el tímpano.

Dejar respuesta