Por qué es importante hacer ejercicio durante la cuarentena

 

Que el sedentarismo tiene consecuencias nefastas para la salud es una realidad que la Organización Mundial de la Salud no se cansa de denunciar.

Hoy, sin embargo, la crisis del COVID-19 está poniendo las cosas difíciles para evitar el temido sedentarismo. En este sentido, apunta Antonio Montoya, Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y preparador físico en Vithas Salud Deportiva 9 de Octubre, apunta que hay que permanecer “aislados, pero no inmovilizados”.

Consecuencias en la forma física

Más allá de las consecuencias nefastas del sedentarismo para la salud cardiovascular, existen estudios que evidencian efectos como pérdida considerable de la capacidad funcional. “Veinte días de reposo absoluto en cama, por ejemplo, pueden llegar a reducir la capacidad funcional como treinta años de envejecimiento”. La afirmación de Antonio Montoya se basa en estudios hechos públicos en distintas publicaciones médicas centradas en la salud y el deporte (*).

De estos estudios se desprenden otros datos interesantes. “Períodos de inmovilización tan cortos como 5 días, incluso en personas jóvenes, han mostrado reducir de forma importante marcadores de salud. Así se puede producir una bajada del 3,5% de masa muscular, 9% de fuerza y entre un 5 y un 10% de VO2 máximo (cantidad máxima de oxígeno (O2) que el organismo puede absorber, transportar y consumir en un tiempo determinado)

Ejercicio para toda la familia

Desde la Unidad de Salud Deportiva de Vithas Valencia, Antonio Montoya da algunas ideas de ejercicios sencillos que se pueden hacer en casa durante los días de cuarentena. Los ejercicios son perfectos para realizarlos tanto adultos como en niños, pues, si bien las consecuencias del sedentarismo pueden no coincidir, lo bien cierto es que no permanecer inmovilizado en aras de cuidar la salud física y mental es fundamental para todos los miembros de la familia.

Facilitar la vuelta a la normalidad

“Obviamente los objetivos de los entrenamientos que proponemos no van a ser los mismos que en condiciones normales. No podemos pensar en prepararnos para una determinada competición mientras no recuperemos la normalidad. Pero sí podemos hacer cosas para evitar o ralentizar el deterioro de nuestra forma física, de tal manera que cuando tengamos que recuperar los entrenamientos nos  sea más llevadero volver a la rutina”, afirma Montoya.

(*) Fissac-Fisiología, Salud y Actividad Física

McGuire, Darren D., et al. Circulation, 2001

Valenzuela, PedroL., et al Journal of Science in Sport and Exercise, 2019

 

Dejar respuesta