¿Por qué no me quedo embarazada?

Cuando una pareja decide tener un hijo, es muy infrecuente que la concepción se produzca antes de la primera menstruación. Sobre todo, si la mujer tiene más de 35 años. Es más, si todo va bien, lo normal es que el proceso tarde unos meses. Según la ginecóloga Naira González López, de la Unidad de Reproducción Asistida Vithas Fertility Center del Hospital Vithas Fátima, de Vigo, hay cuatro grandes causas que están detrás de que una pareja tarde en concebir: Hábitos, edad, calidad del semen, y causas psicológicas.

El ritmo de vida actual no favorece la tarea de procrear. El estrés, el alcohol, el tabaco y la vida sedentaria no ayudan. Por otro lado, la edad de la madre es otro de los factores limitantes. Se sabe que al superar los 35 años la mujer el riesgo de aborto o de anomalías cromosómicas en el feto se incrementa, algo que se hace aún más evidente entre las mujeres de más de 38 años

En las últimas décadas la calidad del semen ha disminuido considerablemente, incluso en los varones jóvenes.

Por último, el factor psicológico que resulta muy difícil de cuantificar sabemos que puede influir negativamente en la búsqueda de embarazo, una situación de estrés puede llegar a condicionar a la pareja para el sexo e incluso producir trastornos ovulatorios en la mujer

Consejos

La Dra. Naira González López, ofrece tres consejos para reducir, en la medida de lo posible, los factores adversos relacionados con nuestro estilo de vida

Es aconsejable tener hábitos saludables, reducir, o eliminar el consumo de alcohol y tabaco, y hacer actividad física regularmente. También es bueno aprovechar los días más fértiles de la mujer. Cuando los ciclos son regulares se trata de concentrar las relaciones entre el día 10-17 del ciclo.

Por último, la frecuencia de las relaciones también influye. ¿Qué frecuencia? La que marque la lívido de la pareja. Si no apetece, no se debe forzar.

Si pese a seguir estos consejos tras un año de relaciones sin protección no se consigue el embarazo es recomendable consultar con un especialista en fertilidad, si la edad de la mujer se acerca a los 38 es recomendable consultar antes.

El estudio de fertilidad consiste en la valoración de la pareja:  además de valorar el historial médico de ambos se debe realizar un estudio funcional y anatómico de la mujer y valoración seminal del varón. Esto se traduce en realizar un estudio de salud general y pruebas algo específicas como puede ser un estudio de tipo genético que es el cariotipo.  En ocasiones un estudio de esterilidad normal no explica qué es lo que ocurre, son los casos de Esterilidad de Origen Desconocido, cerca de un 20% de las parejas con problemas para concebir corresponden con este perfil. Hay que tener en cuenta que con el estudio de esterilidad inicial no se pueden valorar los dos gametos ni la interacción de ambos ni tampoco la fecundación y desarrollo embrionario inicial. Si existe un problema a este nivel es posible que no se detecte hasta que se realiza una Fecundación in Vitro.

Por ello, es muy importante tener en cuenta que en una esterilidad de larga evolución y a pesar de que las pruebas sean normales, la FIV puede ser una buena aproximación diagnóstica y terapéutica en algunos casos; por ello es el tratamiento de reproducción asistida que se realiza con mayor frecuencia.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta