¿Tienes dolores de cabeza? ¿Y si fueran migrañas? – El Dr. Pelegrina nos ayuda.

Hay personas tan acostumbradas a vivir con el dolor de cabeza, a que forme parte de su vida, que tal vez no se plantean que puede ser otra cosa, puede padecer de migrañas, y no ser consciente.

Lo cierto es que como nos indica el Dr. Pelegrina, neurólogo de Vithas Granada, aquellos pacientes para los  que el dolor de cabeza sea un problema que repercuta en su vida diaria, deben acudir a consulta siempre que su dolor de cabeza les causes trastornos en su día a día. La migraña se estima que afecta en España a más de 5 millones de personas, siendo una enfermedad infradiagnosticada, ya que muchas de las personas que la padecen, no son conscientes de ello. El estrés, el ayuno, los cambios atmosféricos, el exceso o falta de sueño, algunos alimentos y los cambios hormonales son los principales desencadenantes de la enfermedad.

El 12 de septiembre se celebra el Día Internacional de Acción contra la Migraña, una patología que en España afecta a más de 5 millones de personas. Además, según los datos que ofrece la SEN, cuenta con más de un 40% de pacientes sin diagnosticar. Se estima que entre un 85-90% de la población ha tenido algún episodio de cefalea en el último año y que es el principal motivo de consulta ambulatorio, con unas cifras que se sitúan entre 19,3% y el 32% del total.

El Dr. Pelegrina, junto a otros expertos de Vithas explican cuáles son los tipos de cefalea (dolor de cabeza) más frecuentes, entre los que destaca en segundo lugar la migraña, así como cuáles son los síntomas que nos deben hacer acudir a la consulta médica.

La primera aclaración importante es que cefalea y migraña no son exactamente lo mismo. La cefalea hace referencia al dolor de cabeza, y entre las cefaleas más frecuentes se encuentra la “cefalea tipo tensión” (más del 60 % de cefaleas) que se caracteriza por ser habitualmente un dolor de localización bilateral, de cualidad no pulsátil y de intensidad leve. Por su parte, la “migraña” es otro tipo de cefalea que se distingue por ser “un dolor unilateral, de cualidad pulsátil, con una intensidad que suele ser moderada-severa, que dificulta o impide las actividades habituales del paciente, empeora con la luz y el ruido y se puede acompañar de náuseas y vómitos”, como explica el doctor Javier Pelegrina, neurólogo del Hospital Vithas La Salud.

La inmensa mayoría de los pacientes ha presentado su primera crisis de migraña antes de cumplir los 30 años. El Dr. Pelegrina asegura que “Los estudios poblacionales coinciden en confirmar la elevada prevalencia de la migraña, que afecta aproximadamente al 5-8% de los varones y al 15-20% de las mujeres, siendo muchas de ellas mujeres en edad fértil”. De hecho, es importante que el paciente con migraña conozca el impacto que algunos de sus hábitos de vida tienen para la enfermedad. Los factores desencadenantes más comunes de las crisis de migraña son los siguientes: el estrés, el ayuno, los cambios atmosféricos, los factores relacionados con el sueño (exceso o déficit) algunos alimentos o el alcohol. Además, en las mujeres hay que tener en cuenta los cambios hormonales que provocan que la migraña tenga mayor prevalencia entre ellas: (pre)menstruación, ovulación y el uso de anticonceptivos.

Las personas con migraña sufren una enfermedad que, per se, es un trastorno crónico y que se caracteriza habitualmente por una predisposición a desarrollar episodios de migraña, siendo una enfermedad recurrente y episódica que, aunque no tiene cura, en general puede controlarse mediante tratamientos para permitir una calidad de vida aceptable”, como asegura la Dra. Naroa Arenaza del Hospital Vithas San José, también neuróloga.

Para ello, el diagnóstico es fundamental para poder iniciar un tratamiento que permita al paciente tener una buena calidad de vida. Existen diferentes tratamientos entre los cuales distinguimos el tratamiento propiamente del dolor o supresor de las crisis, también conocido como tratamiento sintomático, y por otro lado el tratamiento preventivo, que tiene como finalidad disminuir la frecuencia e intensidad de sus episodios de dolor de cabeza a medio plazo, existiendo tanto tratamientos farmacológicos o incluso en los últimos años el uso de la toxina botulínica en pacientes con migraña crónica”.

Por ello es importante que aquellas personas que sufran de este tipo de dolores de cabeza, que sean frecuentes y que les afecte en su cotideaneidad, sean vistos por un especialista que pueda indicarles si efectivamente padece migrañas, o si es otro tipo de dolencia, para que sea tratada adecuadamente. Aunque el dolor de cabeza sea común, no quiere decir que haya simplemente que sufrirlo en silencio, o lo que es peor, recurrir a la automedicación, como termina comentándonos el Dr. Pelegrina.

Dejar respuesta